Sor Lucía Caram: “No he tenido la tentación de meterme en política”

LUCIA 1

Por José Antequera. Jueves, 14 de agosto de 2014

Deportes

  Entrevista

Sor Lucía Caram (1966, Tucumán, Argentina) es monja dominica contemplativa. Desde que estalló la crisis, compagina su vida religiosa, en la que se ha revelado como la más ferviente defensora de los derechos de los que lo han perdido todo, con una intensa actividad en los medios de comunicación, donde lanza sus verdades y diatribas contra los políticos corruptos. Directora del programa de RNE El Punt de Trobada y colaboradora de La Sexta, es también autora de Mi claustro es el mundo (Plataforma Editorial, 2012). Sor Lucía Caram tiene una cuenta de twitter con más de 60.000 seguidores, con los que charla a diario sin desatender su labor de asistencia a miles de desahuciados, pobres y marginados. Asegura que Rajoy vive en un sueño de grandeza junto a “sus cortesanos” mientras el paro y la pobreza infantil alcanzan niveles “alarmantes”. A los políticos corruptos los califica de “traidores, no cristianos”, gentes “borrachas de poder”, y reconoce que, aunque ha recibido propuestas para meterse en política, nunca ha tenido “esa tentación”.

En algunos sectores la consideran una monja peligrosa, revolucionaria. ¿Se ve usted como un peligro público?

Si lo que hago peligrar con mis actitudes y proyectos son las injusticias institucionalizadas, la impunidad, el fraude y la mentira, ya estoy contenta de poner en jaque aquello que nos deshumaniza y que lleva a que muchas personas vivan en situaciones de pobreza y exclusión. Si ser revolucionaria significa vivir o intentar vivir con coherencia las convicciones que animan mi vida, y que son las del Evangelio de Jesús, que promueve la instauración de un nuevo orden: soy revolucionaria.

No deja de ser curioso que Marx dijera aquello de que la religión es el opio del pueblo y que precisamente usted, una monja, sea tachada de revolucionaria.

Lo que es el opio del pueblo es el estar esclavizados en situaciones de postración. Es haber acostumbrado a la gente a situaciones de esclavitud, y a que por miedo se callen y vivan sumisas a un sistema que les impide una vida digna y feliz.

¿Qué siente cuando Montoro dice que los informes de Cáritas sobre pobreza en España son simples estadísticas?

Veo que nuestros políticos, cuanto más alto llegan, más lejos de la realidad están. Para ellos que han puesto en el centro de la economía y de la política el capital y no la persona, éstas son cifras, números, estadísticas y no ven personas, dramas, historias… Están anestesiados, borrachos de poder,

¿España va tan bien como dice Rajoy?

Mariano Rajoy debe despertarse y bajarse de la mayoría absoluta que le lleva a vivir en un mundo irreal a impulsos de los mandatos de los cerebros de la macroeconomía, los que nos imponen cargas insoportables. Que comience a notarse una recuperación a altas escalas, no le exime de hacer un gran pacto de Estado para promover creación de empleo que no sea tan precario, para crear centros de trabajo y para garantizar que todos puedan tener acceso al estado de bienestar: salud, educación, vivienda, trabajo… Mientras no haga esto, vive en un país a imagen y semejanza de sus sueños o de los aires de grandeza de su partido y de los cortesanos que le rodean.

Usted trabaja con la gente que lo pasa mal cada día, toca la realidad con sus propias manos. ¿Cómo ve la España real, no la España de las cifras macroeconómicas y del Ibex 35, sino al pueblo que siente y padece?

Siento una gran impotencia, pero no renuncio a la esperanza. Hay demasiados costes humanos en los recortes y ante la falta de políticas sociales. Hay muchas historias dramáticas, una pobreza infantil alarmante y un estado de tristeza cada vez mayor. Debemos canalizar nuestra indignación de forma corresponsable, proponer alternativas y luchar por cambiar el sistema.

El Gobierno sigue negando que casi tres millones de niños viven en riesgo de exclusión por falta de recursos, pese a los informes nacionales e internacionales. ¿Qué le parece esta forma de hacer política de negar la evidencia?

Mientras no se asuma la realidad, no se van a solucionar los problemas. La cuestión es que están tirando demasiado de la cuerda, y cuando reaccionen, puede ser demasiado tarde. El daño que se hace a los niños que se ven privados de lo más esencial en sus primeros años, nos pasará una factura demasiado elevada.

Dígame una cosa: ¿Hay mucho corrupto que va a misa de doce?

No sé si hay más que van a misa que los que no van. En todo caso que sean corruptos quienes dicen tener fe es más grave porque hay un doble delito. La fe en el Evangelio, en Jesús, es incompatible con la mentira, el fraude, el robo, etcétera. Son traidores, no cristianos.

¿Y no sería buena idea prohibir la entrada en una iglesia al clan Pujol, por ejemplo, hasta que no devuelvan lo robado?

Yo no prohibiría nada a nadie. No me toca a mí. Sólo Dios ve el corazón y puede juzgar. Sí les pediría a ellos y a todos los que han robado o a los que les han de juzgar, que devuelvan lo que se ha robado y que esos dineros se destinen a políticas sociales y a la creación de puestos de trabajo.

¿No cree que la Iglesia es demasiado tolerante con esos que practican el “a Dios rogando y con la otra mano robando”?

A veces tenemos un discurso limitado a la moral sexual, y nos olvidamos que es mucho peor y más grave todo aquello que va en contra de la justicia. Insisto, la Iglesia debe ser exigente, pero no somos los humanos los que tenemos que condenar: está la justicia y Dios.

El Vaticano tiene un ingente patrimonio, acciones, bancos propios, por tener tiene hasta algún clérigo que otro imputado por estafador y mafioso, como ‘Monseñor 500’. ¿No ha llegado ya la hora de redistribuir toda esa riqueza entre los menesterosos?

La Iglesia es muy grande y nadie puede negar su obra social, que es impresionante. Es su carta de presentación y lo que la avala. Negarlo es una gran injusticia. Son miles y millones de cristianos que se dejan la piel y que ponen sus bienes al servicio de obras sociales. El Papa Francisco ha introducido un cambio importante, pide una Iglesia pobre al servicio de los pobres. Todavía hay muchos que se han aprovechado y han mentido y estafado. Son más culpables que los otros. Aquí hay que ser intolerante y exigir responsabilidades y transparencia. Lo de las riquezas del Vaticano, no solucionaría nada. Lo importante es que la Iglesia sea pobre y servidora y que anime a sus fieles a que lo sean. Los obispos deben dar ejemplo de ser pobres, como lo fue Jesús. La Iglesia que no “sirve”, no sirve para nada.

¿Qué opinión le merece Pablo Iglesias y el fenómeno Podemos?

Habrá que ver cómo se desarrolla. Pablo ha sabido recoger la indignación y el malestar de los ciudadanos, ha generado esperanza y despierta confianza. No se le puede ni ignorar ni menospreciar. Tiene algo que decir y hay que escucharle. Lo cierto es que está en sintonía con una parte muy importante de la población.

Si le ofrecieran formar parte de un partido político ¿aceptaría?

No, nunca. Ya me lo han ofrecido y lo he rechazado. Perdería mi libertad. Mi militancia es la causa de la justicia, no partidista, y de servicio desde el Evangelio. No tengo esa tentación.

El drama de los desahucios sigue cobrándose vidas humanas y aquí nadie asume ninguna responsabilidad en los suicidios, nadie paga por ello. ¿Hasta qué punto es responsable el Gobierno de estas muertes?

El Gobierno debería impedir todos los desahucios. La banca debe liberar los pisos para alquileres sociales. Y lo de los suicidios, dicen que con las estadísticas en la mano no son tantos. Aunque fuera solo uno, sería un drama. Yo creo que el tema es que el Estado ha de garantizar vivienda para todos los ciudadanos y puede hacer más de lo que hace.

LUCIA 3

El Papa Francisco ha sido un soplo de aire fresco para el Vaticano y para la Iglesia en general. ¿Confía en que pueda llevar a cabo sus reformas o cree que le cortarán las alas antes de tiempo?

Yo creo que es un viaje sin retorno. Ha abierto las ventanas, hay aire fresco y el Espíritu del Evangelio es imparable. Si le hacen algo, esto no nos detendrá. Y más allá de lo establecido, los cristianos, a impulsos del Evangelio, podremos trabajar por un nuevo orden.

Aunque a veces da la sensación de que es el Opus quien manda en la curia ¿no le parece?…

No lo creo. Yo creo que el Papa Francisco ha tomado las riendas y que allí tendrá durante un tiempo que hacer limpieza de diversos colores y poderes. Pero no hay un único poder que impida el cambio.

¿Qué opinión le merece Rouco Varela?

Está amortizado. Ya pertenece al pasado. Si hizo algo bueno gracias, pero lamentablemente el recuerdo que deja en España es muy triste y poco evangélico. Quiero pensar que él intentó ser fiel a lo que pensaba, pero lástima que muchos piensen que la Iglesia es poder, control, más que servicio y humildad. No soy yo quien para juzgarle.

El aborto… ¿es un derecho de la mujer o un crimen?

Es un fracaso, un drama y una situación no deseada por nadie. No podemos juzgar ni condenar. Sólo acompañar y respetar. Amar.

A su juicio, ¿es suficiente con que la Iglesia pida perdón a las miles de víctimas de la pederastia? ¿No sería urgente y necesario abrir una investigación en profundidad en cada diócesis para depurar responsabilidades?

Hay que pedir perdón, denunciar y aplicar la tolerancia cero. Que sean juzgados como cualquier persona y que nunca más puedan ejercer ministerios en la comunidad. La iglesia deberá, mientras se aplican esas medidas, tener misericordia y acompañar al culpable, pero eso no implica liberarlo de que pague por el gran daño que hizo.

¿Cree que tardará en llegar el día en que veamos a una monja dando misa?

Si, tardará. No es mi aspiración. Pero creo que un día se hará justicia con las mujeres. Antes la mujer debe ganar otros espacios dentro de la comunidad.

La Iglesia sigue siendo un reducto esencialmente machista. ¿Es ésta la gran revolución pendiente en el Vaticano, lograr la igualdad plena de derechos entre hombres y mujeres, tal como predicó Jesús?

La Iglesia tiene una asignatura pendiente, como la tiene la sociedad. Se tiene que avanzar y reconocer y dar voz a la mujer y si no se la dan, las mujeres, animadas por el ejemplo de Jesús, han de tomarse la palabra.

Desde su punto de vista, ¿sería una buena medida abolir el celibato en la Iglesia? ¿Qué problema hay para que un cura y una monja sirvan a Dios y formen una familia al mismo tiempo?

El celibato debe ser opcional. Nada impuesto es bueno. Yo creo que la vida en celibato, libremente asumida, es un valor, nos libera para estar disponible para todos y nos lleva a vivir sin retener nada ni a nadie. Pero ha de ser una opción libre. En la vida religiosa es una opción libre, otra cosa es que para el sacerdocio no lo es.

¿Es sano reprimir el deseo sexual o va contra natura?

La sexualidad y los impulsos forman parte de la naturaleza humana. Según la opción de vida de cada uno, éstos se deben canalizar, pero nunca reprimir.

¿Nunca se ha enamorado, ni siquiera un poquito?

Sí me he enamorado, soy mujer y he sufrido. Pero he salido fortalecida por mi opción, que es libre y me libera.

¿Una monja nace o se hace?

Una se hace cada día servidora del evangelio. Crece la pasión por la vida y por el deseo de compartir con los demás, trabajando por una vida feliz para todos.

¿Cómo define lo que está pasando en la Franja de Gaza?

Un drama, una humillación: la vergüenza de la humanidad.

¿Qué le diría a Benjamin Netanyahu si se lo cruzara por la calle?

Que la guerra es el fracaso de la humanidad. Que intente fórmulas para la paz y para que el pueblo Palestino tenga también sus derechos. Nunca se justifica la violencia. Hamas es un grupo terrorista. Es muy duro todo lo que ocurre. Y cada día más.

Pese a que el Papa ya lo ha repudiado, ¿no echa de menos una respuesta mucho más contundente de la Iglesia católica ante el genocidio palestino?

Más de lo que está haciendo la Iglesia, no puede hacer nadie. Tenemos cristianos allá que no han abandonado el terreno y que están haciendo una obra impresionante jugándose la vida. ¡Joder, en esto sí que a la Iglesia no nos podéis recriminar nada!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *