Todas las entradas archivadas por: Aitana Castaño

Mi “procés”

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño
Viñeta: El Koko

El chico vio mi intento de aparcar a su lado y me pidió que esperara. Sacó su coche y volvió a meterlo más pegado al del otro lado. Así mi humilde Clio entró en el hueco que quedaba. “Gracias”. Una chica salió del coche con dos niños y se puso a acicalarlos en la silla. El […]

Leer más

Amor libre

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño

Si Lucía hubiera podido elegir a quién querer, habría elegido querer a ese chico que en el instituto le tiraba los trastos aunque ella no se diera por aludida. Era alto y no muy guapo pero tenía una sonrisa tan grande como sus manos y eso le hacía un chico atractivo. Él le decía “te acompaño a casa”. Y Lucía respondía “no hace falta”. A fuerza […]

Leer más

No pasarán

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño

Emma y Kike, de la Televisión del Principado de Asturias-Noticias, al pie del cañón, junto con la mocosa Palacio. Ellos fueron los primeros que me informaron de la situación. Me mandaron un mensaje a las once y veintitrés minutos de la mañana diciendo que […]

Leer más

Las 160 horas que usé cofia

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño

Si lo pienso creo que llevo trabajando toda la vida. Es lo que tiene venir de una familia de ganaderos, que curras durante media infancia y toda la adolescencia aunque no te das cuenta de ello hasta […]

Leer más

Casa de imputes

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño
Ilustración: Artsenal

Mi madre, por el ruido que hacen las puertas de las neveras del restaurante, sabe si la cerveza que estamos cogiendo es para vender o para nosotros. Tuve una profesora en la escuela que de espaldas era capaz de adivinar de quién era el murmullo que se oía tras ella. Y […]

Leer más

El beso

Publicado por Revista Gurb

Por Aitana Castaño

–Hoy es el Día Mundial del Beso –dijo él con una sonrisa de oreja a oreja al entrar en la redacción del periódico sin ni siquiera acompañarlo de un “buenos días”. Era jueves (Jueves Santo para más señas) y la primavera, en aquellas latitudes, se empeñaba en seguir oliendo a comienzos de verano. La redacción estaba en cuadro y los pocos redactores que ya […]

Leer más