Humor Gráfico, Luis Sánchez, Luis Sánchez, Opinión
1 comentario

En blanco

Por Luis Sánchez. Domingo, 27 de febrero de 2022

Luis Sánchez

Os la vamos a clavar hasta el hígado, pero como unos señores, es decir, con clase, o sea, empleando una expresión lingüística en inglés que os va a encantar. El concepto es lo que conviene captar para luego hilvanar un relato coherente.

Cuanto más grande es la mentira, mejor cuela (en la ávida imaginación). Nos pierde la postura estética (y la publicidad). A más máquinas, menos operarios; a más fármacos, menos facultativos. ¿Salud mental? Salud demencial. España: once suicidios diarios. La industria siempre gana —¡hagan juego, señoras y señores!—: más que ocio, desempleo y precariedad, y con todo, padecimos 705 muertes por accidente laboral en 2021 (dos cada día). Pero ya tenemos reformita laboral aprobada; dos traidores y un pasmarote (con voto telepático), protagonistas indiscutibles de la modélica sesión parlamentaria.

En la Antigüedad había monstruos y demonios porque el miedo carecía de teclas y botones. Hoy, en cambio, nuestros animales fabulosos son de tamaño microscópico; pero eso sí: les añadimos colorines, y salen por la pantalla.

Repasa, repasa, que los libros no traen nada bueno. Si los lees, porque te llenan la cabeza de pájaros, y si no los lees, porque son un nido de polvo y ácaros. Los poetas, por ejemplo, ensalzan las flores; pero no saben cómo cuidarlas. ¿Hay algo más patético que un joven romántico? ¡Un viejo idealista! Y aun así, regalaría un par de canas, que son mi nobleza, por besar los labios de la luna. Me quedo antes con el teatro que con la misa. En un concierto de música, la multitud graba la actuación con el móvil: ya no hay comunión de almas, sino agregación de individuos, por lo que se acentúa el papel del ego y se pierde gran parte del efecto catártico. Todo lo que pillas —estés donde estés— lo conviertes en imagen, aunque no aplacas tu divino delirio, porque el instante es invisible y tu mirada, ciega. Mucho vestido nuevo, muy bonito, y mucha tontería, pero los tomates que te comes no saben a nada (ya no quedan semillas; solo patentes). Se va la luz y, en un establecimiento, el dependiente no te puede cobrar el producto porque el ordenador no funciona. Fundido a negro. Los multimillonarios invierten grandes sumas en tratamientos médicos para alcanzar la vida eterna; como ya viven extremadamente bien, quieren seguir viviendo cada vez mejor el mayor tiempo posible. Crecimiento exponencial: esta es la lógica irrenunciable.

El neoliberalismo allana el camino a la ultraderecha, pues el capital, en su descontrolado crecimiento, conlleva el germen del fascismo. VOX, que salió del PP, sigue sumando votos (en las recientes elecciones autonómicas de Castilla y León, ha pasado de un escaño a trece: más que preocupante, peligroso). En Francia y Alemania, los demócratas evitan pactos con la ultraderecha, lo que resulta, a todas luces, insuficiente: puede darse la coyuntura (depresión económica) en la que el fascismo aumente su representación y se haga con el poder (tanto Mussolini en 1921 como Hitler en 1932 se valieron de unas elecciones democráticas para lograr su propósito). Un partido político, recentralista y antieuropeísta, que no respeta los derechos humanos, ¿cómo va a ser representante popular?, un partido de esas características nunca debiera haber sido legalizado, ya que el fascismo no es una opción política más, sino que va contra la política misma. Un partido que elimina derechos de los más vulnerables (mujeres, colectivo LGTBI, inmigrantes, discapacitados, indigentes…) no puede ser legal, a no ser que a la ley del más fuerte (al capital) le interese que alguien haga el trabajo sucio. Y, claro, a estas alturas, ¿cómo lo vas a ilegalizar?

Me llega, a través de Change.org, una petición humanitaria para firmar en contra de una realidad descorazonadora, puesto que a partir de ahora las personas sin hogar podrán ser multadas, precisamente, por carecer de hogar. Y es que el Ayuntamiento de Alicante (Luis Barcala Sierra, alcalde de la ciudad y miembro del PP) acaba de aprobar (con el apoyo de VOX) una controvertida ordenanza de convivencia cívica que sanciona hasta con 750 euros a quien duerma “de día o de noche en las vías y los espacios públicos” y hasta con 3.000 euros por “conductas que adoptan formas de mendicidad”. Que no quieren pobres de solemnidad, ¡coño!, que lo que quieren son turistas, a ver si os enteráis.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter

 

1 Kommentare

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.