Humor Gráfico, Luis Sánchez, Luis Sánchez, Opinión
Deje un comentario

Por las entrañas del laberinto

Por Luis Sánchez. Domingo, 28 de marzo de 2021

Luis Sánchez

Gira la lavadora alrededor de la Tierra. Otra colada más. Y en el patio de vecinos, predomino de banderas blancas.

¿Miopía, presbicia, cataratas…? Velos, luces y sombras, eso ya depende del precio del kilovatio/hora.

Incisivos, caninos, premolares y molares. No hay mal que por bien no venga: el uso obligatorio de mascarilla oculta el lamentable estado de tu dentadura.

Con la incertidumbre (trabajo) y el temor (salud), la verdad se quedó viuda. Tiemblas en la opacidad del silencio, cuando ni siquiera asoma un abrazo por el horizonte. Miras atrás (depresión), miras adelante (ansiedad), y en un inocente descuido, apagas la mirada en la llama de un candil.

Si no puedes hacer frente al alquiler de una vivienda, no pongas mala cara, sé positivo y opta por el alquiler de una habitación en un piso compartido (sí, con partido de fútbol); es así de sencillo. La alternativa se llama coliving. ¿Recuerdas, de joven, cuando vivías en un piso de estudiantes? Pues ahora, lo mismo; pero con solercia y sopa.

Filosofía de la empresa (economía cognitiva): el dualismo psicofísico (lógica binaria), finalmente, se resuelve en el trinomio: mente, cuerpo y bolsillo. Conque ni se te ocurra leer los artículos de Albert Camus, Pier Paolo Pasolini o George Orwell, ¡unos comunistas tocapelotas! Y, desde luego, tampoco hace falta que le eches una ojeada al formidable contrato firmado entre Leo Messi y el Barça.

Les prestas tu dinero —porque, quieras o no, lo manejan ellos—, no te pagan interés y, encima, te cargan una comisión de mantenimiento. Sin embargo, cuando eres apto y solicitas un préstamo, te cobran el 10%. Todo legal: negocio redondo, bicoca en la Red; ahora lo llaman: humanismo digital.

La verdad pierde fuelle y se aproxima a la creencia, a la opinión, a la conjetura, al deseo o a la esperanza. El porvenir se descascarilla con el tazón de leche tibia y, en el matutino desamparo, solo te cobija el cristal de la ventana. La yema del índice se abre camino por el lánguido vaho. ¿Mensajero o repartidor? Ruta asignada, aplicación en el móvil, callejón sin salida… ¡Chicle, plano y pedal! El falso autónomo lleva la sepultura en la mochila mientras el desempleo juvenil alcanza el 40%.

La verdad abandona dosis de racionalidad ética y se desplaza hacia la salvación eterna. Pero la salvación terrenal, como asegurado anticipo, enmascara el rostro del gigante. El egoísmo neoliberal es el campo abonado donde crece el fascismo. El acomodado individualismo genera odio al otro, al extraño, al diferente, al pobre. Ante la escasez de unos recursos mal distribuidos, tu desaparición asegura la continuidad del monstruo.

Llegas a casa exhausto y solo quieres oír lo que te tranquiliza; no quieres saber de aquello que te crea desasosiego. Un par de salchichas caen a la sartén; media barra de pan chicloso, una lata de cerveza, un trozo de queso… y el viejo televisor, como un boquirrubio más, provocando insistentemente, con esa mirada turbia y bronca… Ponle alas a la verdad, para que duerma en el cielo; una pastilla en la boca y un trago de agua, que tampoco te importaría sumergirte en las pantanosas aguas del sueño eterno, hasta la próxima reencarnación, si la hubiere (futuro imperfecto).

Todo el ímpetu, congelado; la ilusión, en la percha, y el servil horario, marcando el sendero por donde transitan los muslos del alma. Haces balance de resultados: no cuentas lo que has perdido, ni lo que te gustaría conseguir, solo lo que tienes: la mano áspera y vacía, bien poco es; pero mano con mano, ¡hacen almorzada!, y así empieza la cadena humana, el apoyo mutuo. No eres uno, sino la fuerza conjunta; no eres la parcela, sino el pueblo entero. La dignidad es la condición de ser, y del ser con propósito firme, nace la camaradería: lo que no sea crecer hacia dentro es dar pábulo a la envidia. No pongas, pues, puertas al campo, pon límites al beneficio privado.

Recuerda: de las entrañas del laberinto solo te sacará la cadena humana.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *