Humor Gráfico, Luis Sánchez, Luis Sánchez, Opinión
Deje un comentario

Otros tiempos

Por Luis Sánchez. Lunes, 16 de marzo de 2020

Luis Sánchez

No destruyas la tierra que te vio nacer, ¡paleto! Expulsados del Jardín, hemos conseguido fabricar flores de plástico; y de estas a las tarjetas de crédito, solo va un futuro hipotecado y una deuda imposible de pagar.

Un buen árbol, noble, recio, que ya pasa de los 70 años. El árbol te da sombra; ¿y tú qué le das: suspiros de la hamaca o ronquidos de la siesta? ¡Respira hondo, respira hondo!

Traes fruta y verdura de la otra punta del mundo, solo para enriquecerte, mientras arruinas a los agricultores locales. Y eso lo vendes como libertad global, ¡paleto!

Cuando eres joven, cumples los años de golpe, de una vez, con apremio, con ansias de futuro, y luego te olvidas; en cambio, cuando eres mayor, los años vienen (y van) lentamente, a diario, y no cumples un año más un día concreto, sino que cumples con la vida, a lo largo del tiempo vivido y del tiempo que te queda (una cercana incertidumbre). Claro, que no todo el mundo es igual de cumplidor.

Andas distraído, ocupado, pendiente de… clavijas, botones, teclas, emoticonos, números, símbolos, señales auditivas, pantallas… Estás operativo en cualquier momento del día —ya no se respetan horarios comerciales o de oficina—, estás alerta para no perderte ese aviso, esa oportunidad, esa oferta, esa ocasión única, esa ganga… que seguro que te hará feliz o te cambiará la vida para siempre. Hombro, codo, muñeca…, el palo del teléfono móvil, convertido en varita mágica. A propósito, han cambiado la voz femenina que me informaba de si tenía o no mensajes en el buzón y, además, en vez de hablarme de usted, ahora me tutea; y esa familiaridad, ¿a santo de qué? Un día de estos, igual me pide explicaciones de por qué llego tarde a casa. Y como estamos en el día a día y nos exigen ser más competitivos, una pregunta de encrucijada: ¿tú qué apuestas: dinero o salud?, porque son los dos extremos de la cadena de producción. A todo esto, ¿quién pone límites al capital?, ¿quién cuida al enfermo?, ¿quién cuida del cuidador?

Apenas dispones de tiempo para atender tus propios asuntos, tu ajetreada vida cotidiana. Plazos, prórrogas, cláusulas, comisiones bancarias… Y has de estar al corriente de las franjas horarias, porque los servicios y las tarifas cambian: no cuesta lo mismo poner la lavadora a una hora que a otra, llamar por teléfono a una hora u otra, etcétera.

Cuando eres joven, todo te parece bueno o malo, blanco o negro; sin embargo, cuando eres mayor prestas más atención a la gama de grises (un ejemplo: los personajes de David Mamet, complejos y contradictorios).

En un mundo tan superficial, la apariencia lo es todo. El envoltorio disimula la pobreza (tanto de aquí como de allá): hoy en día la ropa resulta bastante asequible de precio, así que compras prendas de vestir que han sido fabricadas con la miseria laboral del Tercer Mundo y las luces como si fueran de buena marca. Consecuencia: ya no te sientes pobre (y, de paso, te han convertido en forzado cómplice del sistema de explotación). El precio manda y tu bolsillo obedece.

Cuando realizas compras por Internet, ocurre exactamente lo mismo: buscas comodidad y mejor precio; pero a cambio contribuyes a que cierren muchos pequeños comercios y despidan a los trabajadores. Al usar la banca digital, nos encontramos con idéntico problema: cierran docenas de sucursales y echan a los empleados (máximo beneficio para la patronal). El modelo económico es así de perverso: el asalariado, en el consumo diario, va en contra de sus propios intereses.

Si el desarrollo tecnológico es imparable y el futuro profesional de millones de personas es cada vez más oscuro, entonces, ¿qué hacer? Una solución factible: renta básica universal (hay dinero, claro que hay dinero, para eso y para más, ¡paleto!). Eso o un virus coronel.

Cuando eres mayor, el guión ya está escrito (te sabes el papel); en cambio, cuando eres joven, el guión se está elaborando; el asunto clave es: lo escribes tú o te lo escriben.

Un traumatológico detalle visual: hoy en día, la mayoría de automóviles que anuncian por la televisión carece de parachoques (o son de juguete).

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *