Humor Gráfico, Lidia Sanchis, Número 98, Opinión
Deje un comentario

Mujeres enamoradas

Por Lidia Sanchis. Viernes, 14 de febrero de 2020

Lidia Sanchis

Lidia Sanchis

Las mujeres enjutas y bajas de mi pueblo podrían dejar caer un mundo si abrieran las manos. Pero no lo hacen. Y siguen pedaleando montadas en sus descacharradas bicicletas, y van a hacer la compra un sábado más como si no se les acabara de romper el alma, como si fuera un sábado cualquiera cuando no es cierto porque ellas llevan la cuenta de muertos y pesares y no necesitan calendario para saber que hoy es el día, el aniversario de aquel día, uno de tantos aniversarios, una de tantas penas.

En los tejados y terrazas hay jaulas con animales. Pollos y conejos que se servirán en la paella del domingo; palomos en celo que perseguirán a una hembra indefensa mientras son jaleados por hombres y niños reunidos en salvaje comitiva. La tibieza de este sol de febrero que calienta las mejillas es la misma de entonces. Y esta luz amarilla es el anuncio de que vendrá otra primavera y quizá no nos reconozca. Pero nada habrá cambiado.

Alguien toca una canción con un instrumento que no consigo identificar. A lo lejos ladra un perro y se escucha el ruido de coches que van y vienen hacia algún sitio, desde quién sabe qué lugar. Cantos de pajarillos. Abren una puerta. Alguien, en algún sitio, ahoga un sollozo. Quizá sea yo misma. En esta terraza de una casa amarilla de un pueblo pequeño donde hay mujeres que sostienen el mundo entre sus manos. Y no lo dejan caer.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *