Antonio Jorge Meroño, Número 98
Deje un comentario

Arturo Barea, la forja de un rebelde

Por Antonio J. Meroño. Sábado, 14 de septiembre de 2019

Antonio J. Meroño

Aprovecho estas vacaciones para ver la serie que sobre Arturo Barea realizó Mario Camus y, de paso, leer el tercer tomo de sus memorias. La serie de Camus llama la atención por lo holgado que debió de ser su presupuesto, con tantas localizaciones exteriores, buenos decorados, extras, etc., así como por su fidelidad al texto del memorialista madrileño.

Tenemos la típica vida de una persona inteligente y capaz malograda por las circunstancias económicas y socio-políticas de su época Las cosas han cambiado muchísimo en este país pese a quien pese y me atrevería a decir que una persona nacida a partir de los años cuarenta del pasado siglo no debiera tener o haber tenido excesivas dificultades si quería llegar a ser ingeniero y escritor, siempre y cuando, claro, tuviese la suficiente capacidad, pues lo de ser de familia humilde su puede arreglar con becas y/o buscando un trabajo a tiempo parcial.

La paupérrima condición de la mujer sale muy reflejada, no ya sólo en la abnegada madre de Barea, positiva, luchadora, sino negativamente en su  mujer Aurelia y su amante, María, que aparecen como dos mujeres sometidas al progresista Barea. Otra cosa será su relación de igual a igual con su  última compañera, Ilsa, una liberada periodista austriaca que tradujo su obra en su exilio británico.

Barea es muy pobre desde que nace, a la vez que es un niño muy despierto y bueno en los estudios, pero no puede cumplir sus sueños de estudiar hasta el final. No sólo eso, sino que de bien joven le toca ir a la guerra de Marruecos, verdadero matadero, y todo esto le va haciendo tomar conciencia hasta convertirse en socialista y republicano. El  protagonista, Antonio Valero, está muy convincente en la piel de este hombre humilde que llega a burgués acomodado sin perder nunca la conciencia de sus orígenes. Tanto el libro como la serie son un muy buen testimonio de la España de las primeras décadas del  pasado siglo. Los mejores momentos de libro y serie son los dedicados a la guerra civil y creo que podemos constatar que ya no es un tema que divida al país en dos bandos enfrentados e irreconciliables. Leyendo este libro y viendo esta serie podemos constatar lo jodida que fue la vida de nuestros abuelos y bisabuelos y lo malos compañeros que son el atraso y las ideologías maximalistas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *