Cipriano Torres, Número 98, Opinión
Deje un comentario

Terrible cuento

Por Cipriano Torres. Jueves, 5 de julio de 2018

@CiprianoTorres

Bendito sea el fruto. El Señor permita que madure. Es el obligado saludo entre mujeres fértiles, con sus túnicas rojas y sus cofias blancas –estética que recuerda a las mujeres de Vermeer–, que vemos y escuchamos con un asomo de permanente desazón en una de las series que más me han perturbado en su estreno. Hablo de The handmaid´s tale, o sea, El cuento de la criada, que emitió el martes Antena 3 conmocionando a este espectador. Resumida, la historia habla de una sociedad fascista, teocrática, dominada por las clases altas cuyas mujeres suelen ser estériles, que cuenta con campos como de ganado para mujeres fértiles cuyos apreciados vientres sólo son vehículos para gestar criaturas que conformarán las familias del poderoso. Sólo escribirlo aterra. Verlo en pantalla es un buen, excelente mal trago.

La estética, la planificación, las frases íntimas de la protagonista como un balsámico aire fresco que le sirven para vivir su drama con cierta distancia –debo de lavarme y cepillarme como un cerdo de concurso antes de la ceremonia, dice la enorme, contenida y fascinante Elisabeth Moss–, todo, todo en esta arrebatadora e inquietante distopía está al servicio de una historia perversa con fotografía exquisita, virada al sepia y a los tonos azulados para dar sensación onírica siendo, como es todo, de un realismo abrasador. La agresividad y violencia sistemáticas son de un refinamiento repugnante. Jamás había visto un acto sexual tan repulsivo, mecánico y sucio como la escena en que la mujer fértil, ante el gesto impávido de la estéril, aguanta la penetración del señor bajo el amparo del relato bíblico que la justifica. Todo es brutal y salvaje. Véanla.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *