Número 98
Deje un comentario

Editorial: Lágrimas por la roja

Redacción de GurbFoto: Europa Press. Martes, 3 de julio de 2018

   Editorial

Causa estupor, y no cierto sonrojo, ver gente llorando en la tele por la eliminación de la Selección Nacional de Fútbol. En un tiempo en que miles mueren ahogados en el mar Mediterráneo, ante la indolencia de la vieja Europa, comprobar que el personal se desgarra por dentro, se deprime y hasta pierde el apetito y el sueño por un grupo de millonarios en calzoncillos que -según dicen- han llegado cansados al Mundial, produce una extraña sensación de hartazgo ante una sociedad infantilizada y estupidizada hasta el paroxismo. Los cadáveres de los ahogados en las costas italianas apenas nos provocan un estremecimiento pasajero, un repelús momentáneo y fugaz, y sin embargo algunos son capaces de romper en llantos desconsolados de enloquecidas plañideras porque Koke ha fallado en la tanda de penaltis, porque el paquete del portero De Gea se come los balones doblados y porque el señor seleccionador demuestra que entiende de fútbol lo mismo que nosotros de homeopatía aplicada.

Las cadenas de televisión siguen al segundo el doloroso viaje de vuelta de los derrotados, sus caras de velatorio bajando del avión, la Anábasis de unos héroes indolentes con pies de barro que no han sido capaces ni siquiera de sudar la camiseta, como sí hacen miles de jornaleros cada día. Sin duda, la desgracia grabada en sus rostros les durará lo que dura un chapuzón en el espumoso jacuzzi, lo que tarden en cogerse unas vacaciones en Ibiza o en el Caribe o en instalarse en el yate de algún amigacho constructor. Y mientras tanto, los sufridos fans, esos cándidos inocentes, seguirán llorando ridículamente por algo tan absurdo como una pelota de cuero y unos señores de la aristocracia futbolera que ni siquiera saben que ese aficionado tan fiel existe.  de juliiComo si les fuera en ello la vida. Como si de ese partido truño que ya es historia dependiera el pan de sus hijos. Mundo extraño.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *