Música
Deje un comentario

Toda una señora

Por J. Antequera / Foto: Efe. Miércoles, 30 de mayo de 2018

    Música

Ha muerto la flor de la canela. Ha muerto la gran señora de los escenarios. De María Dolores Pradera Paco Umbral dijo que era hermosa como un demonio. No solo eso. Era poderosa, inteligentísima, divertida, una mujer racial, valiente y comprometida. Una rojaza de las de verdad, de los pies a la cabeza. La musa de la revolución que quisimos hacer y no pudimos, o que pudimos hacer y no quisimos. Fue una diosa clásica de la canción, esta sí, no como otras artistillas que van de divas sin serlo. María Dolores era el quejío dulce y reposado, la voz desconsolada llena de nostalgias, la ranchera polvorienta y doliente en medio de una noche desesperada con sabor a tequila. Amó a Fernando Fernán Gómez, al que estuvo amarradita pero con el que no se supo entender. Los genios nacen para estar solos.

Baladas, boleros, coplas, rancheras, fados, todo lo bordó con el hilo de un talento artesanal. En el teatro fue única, en la vida un torbellino, un ser indomable, un ejemplo. Siempre la recordaremos vestida con el poncho austero, el mantón elegante o aquella túnica sedosa de Deméter de la música. Cuando la Pradera salía al escenario, bajo el foco de oro, se callaba el mundo. Era la voz luminosa en el silencio oscuro, el poema hecho carne. “Estos malos tiempos para los artistas se arreglarán porque siempre habrá música, sin ella la vida sería aún más triste”, dijo en cierta ocasión. Cuando hablaba estallaba una revolución, cuando cantaba se fundían los corazones. Los ojos vivarachos de niña traviesa, la furia tranquila y sincera en la mirada, la poesía por bandera. Adiós María Dolores. Toda una señora.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@jantequera8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *