González de la Cuesta, Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 98, Opinión
Deje un comentario

Purezas

Por J.M. González de la Cuesta / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Lunes, 28 de mayo de 2018

González de la Cuesta

Empiezo a estar aburrido del tema del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, y ahora más con el cacareo de gallos que se ha organizado en Podemos. Por eso me gustaría decirles una cosa, después de escuchar a uno de sus dirigentes, que comprarse un chalet es tener ideas pequeño burguesas. Soy de izquierdas y tengo ideas pequeño burguesas, como tenemos la mayoría de los españoles, y me importa un carajo que los dirigentes de Podemos vivan en un chalet o un piso. Más de cinco millones de votos no salen sólo de la izquierda pura e inmaculada. En las últimas elecciones voté a Podemos porque pienso que es una fuerza necesaria para que el cambio que necesita este país no sea monopilizado por la derecha. Pero, parece ser que algunos están empeñados en convertir a Podemos en la Izquierda Unida del siglo XXI, es decir, un partido electoralmente marginal y sin capacidad de intervenir en ningún cambio. Eso sí, seguirán siendo los grandes moralistas de la izquierda, que tanto han contribuido a que la derecha gane unas elecciones tras otras. El caso es que si la cosa sigue así, y los de Podemos se empeñan en autodestruirse, algo tan familiar en la izquierda, muchos tendremos que volver al voto útil, para que algún partido de centroizquierda gane las elecciones y nos libre de la amenaza de Ciudadanos y PP juntos, otra vez. Eso, o quedarnos en casa y que salga el sol por Antequera.

Tranquilos, no pasa nada. Ana Mato seguirá como asesora del PP europeo, Mariano Rajoy de presidente del Gobierno, y la caja B junto a los papeles de Bárcenas, algo que sucedió sin que el PP se enterara, excepto cuando recogían sobres en la cafetería. No pasa nada; Albert Rivera, el hombre de hierro cuando se trata de defender a España, lo tiene todo controlado, y ya saben que el PP y España, señores y señoras, son una misma cosa, con permiso de Marta Sánchez. Están en buenas manos.

La lúcida respuesta de Amaia, la joven cantante que junto con Alfred ha representado a España en el Festival de Eurovisión, a Isabel Sansebastián, cada vez más hundida en las profundidades de la caverna, resume en pocas palabras lo que la izquierda y la derecha no nacionalista no han sabido expresar después de años de sesudas reflexiones y desconcierto. “Queremos a nuestro país a nuestra manera, no existe sólo una manera de querer un país”. Fin de la cita. Y la sociedad española, harta de tanto besuqueo a la bandera, se  queda perpleja porque una chica de 20 años, sin rencor, sin enojo en la mirada, nos ha dado una lección de convivencia que a muchos debería hacernos sonrojar.

Parece que a la judicatura le molesta que la ciudadanía critique sus actuaciones. Vengo escuchando en algunos medios que nuestras críticas a la sentencia contra los violadores de Pamplona es producto de nuestra ignorancia. Es decir, no estamos capacitados para discrepar porque ni nos hemos leído la sentencia ni la entenderíamos si lo hiciéramos. Lo dicen y se quedan tan oreados. Desde esta opinión no deberíamos criticar ni protestar por las leyes que hace el Gobierno, porque ni tenemos la capacidad intelectual suficiente ni nos leemos esas leyes. Mejor todos calladitos y así que hagan de su capa un sayo. Sin embargo, los jueces nos han dado motivos suficientes para pensar que toda ley es interpretable, a tenor de multitud de sentencias que dictan, cada una al criterio interpretativo de ley del tribunal de turno. Luego si las leyes son interpretables, ¿por qué no podemos interpretar nosotros las sentencias, desde la ignorancia, claro, e incluso atrevernos a criticarlas, cuando consideramos que no son justas?

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *