Humor Gráfico, LaRataGris, Maya Correas, Número 96, Opinión
Deje un comentario

Genocidios

Por Maya Correas / Viñeta: La Rata Gris. Viernes, 6 de abril de 2018

Maya Correas

Ha muerto Winnie Mandela. Activista y política por la igualdad entre negros y blancos. Fue la primera mujer negra trabajadora social en Sudáfrica. Luchó desde temprana edad para defender los derechos de la mayoría negra oprimida. Se casó con Nelson Mandela pero su marido fue arrestado y tuvo que criar a sus hijas sola sin abandonar la lucha. Durante los 25 años en los que duró el encierro de él, ella fue intermitentemente arrestada y acosada, golpeada y violada. En 1990, Nelsón salió de la cárcel y se divorciaron en 1996. Winnie nunca abandonó la lucha e incluso se alejó de la línea política más blanda de su exesposo. Sin embargo, en muchos periódicos, el titular es que ha muerto la exmujer de Nelson Mandela.

Accidente de carretera. Un elefante ha muerto en una triste autovía para que gente sin conciencia pudiera verle levantar la pata y convertirse en una triste caricatura.

El complejo del “salvador blanco”. ¿Por qué puede ser racista hacerse fotos con niños negros en tu viaje a África? No puedo con tanta caridad. Algunos, además, la aprovechan para blanquear su conciencia ante tal oscuridad, la que el hombre de rostro tan pálido como su pensamiento siembra en todo el planeta. Los niños empobrecidos gracias a un sistema al que algunos quieren lavar la cara y hacer de un alien babeante un bondadoso abuelito, comerán gafas de sol y muñequeras Nike. Todo con tal de no plantearse ni tocar el mundo inhumano que todos aceptamos en nombre de un confort de cartón piedra.

Dos mil israelíes desfilan por las calles de Tel Aviv para pedir el genocidio palestino. No hay precedentes de tal obscenidad. Ni siquiera en la Alemania nazi, ni en otros países abiertamente antisemitas, se atrevieron a ello. Tampoco Das Krystal Nacht, organizada por los nazionalsocialisten, tuvo tanto éxito. Lo de Israel es sencillamente vomitivo. Balance para el triste recuerdo: 17 muertos, cien mutilados, al menos mil heridos en una marcha pacífica.

En el año 1800 un célebre ginecólogo americano compraba mujeres negras para utilizarlas como cobayas. Sí, el doctor Mengele no fue ningún pionero. Las operaba sin anestesia porque afirmaba que las negras no sentían dolor (vaya, de qué me sonará esto). Como premio tiene su estatua en un pedestal a la entrada de la School of Medicine en Nueva York.

Los Estados Unidos se niegan a condenar en la ONU los 17 muertos, cien mutilados y más de mil heridos. Por eso siempre explico que ni todos los judíos son sionistas (aunque demasiados, es verdad) ni todos los sionistas son judíos. Esto es colonialismo salvaje, o sea ultracapitalismo.

Harta de tanta polémica y tanta mente hueca, tan hueca como esos ídolos inertes que pasean por las calles en estas santas fechas. Si queréis llorar, leed noticias de Yemen o de Siria o de hoy en Palestina. Noticias de seres humanos aguantando bombas y balas pérdidas como penitencia, con las que un dios de Wall Street decidió castigarles. Yo, harta de tanta feria, me voy a mis asuntos.

La fe debería servir para mover montañas de pobreza, miseria e injusticia y echarlas al fondo del infierno. La fe debería servir para luchar contra la crueldad y la mercantilización, para solidarizarse y pedir el reparto, porque todos somos hijos de Dios. No hay un hijo de Dios más hijo que otro. La fe debería servir para no oír a niños llorando de hambre, frío y desamor. No para pasear muñecos, promover idolatrías, banderas o fusiles.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@LaRataGris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *