Ben, Editoriales, El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 97
Deje un comentario

Editorial: De Open Arms, el fraude de los ERE y la tibia posición de Ciudadanos

Ilustración: Iñaki y Frenchy / El Koko / Ben.  Viernes, 20 de abril de 2018

   Editorial

Un juez italiano, sin duda con buen juicio, ha ordenado liberar el barco de Proactiva Open Arms, la única ONG española que rescata inmigrantes en el Mediterráneo. Los activistas estaban acusados de graves delitos, como favorecer “la inmigración clandestina” y “asociación criminal”, un auténtico disparate humano y jurídico. Finalmente se ha hecho justicia y los héroes de Open Arms podrán volver al mar para seguir salvando a miles de personas que de otra manera morirían ahogadas, de frío o de sed. Mientras la Europa rica y opulenta se desentiende de este holocausto terrible, al menos nos queda esta flotilla irreductible de barbudos y recios ángeles de la guarda, este puñado de pescadores de seres humanos desahuciados en medio de un mar desértico condenado al olvido y la desolación. Con su ejemplo formidable y titánico, los buenos marinos de Open Arms mantienen viva la llama de la esperanza de un mundo mejor. En medio del fragor de las bombas absurdas del loco Trump que arrasan Siria, el faro incansable de Open Arms sigue titilando en medio de la noche. No todo está perdido.

*****

Se esfumaron 741 millones de euros, se pagaron juergas con cocaína, se compraron coches de lujo, se levantaron grandes fortunas y se malgastó dinero público como “para asar una vaca”, según explicó al juez la madre de uno de los acusados. Hasta una monjita de clausura trincaba religiosamente del fondo de reptiles. Pero aquí no pasa nada, aquí nadie sabe nada. Hoy un diario nacional publica que el expresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, concedió un ERE de 3,6 millones a la familia del empresario que le prestaba su chalé de vacaciones en la playa onubense de La Antilla. Por supuesto, ni él ni su compadre Griñán se enteraban del inmenso cortijo cordobés que se había montado en la Consejería de Trabajo. El dinero fraudulento corría por los pasillos como la manzanilla en la Feria de Abril, pero por lo visto nadie en la Junta de Andalucía era responsable de nada. Todos veían, firmaban y callaban, todos muditos y exprimiendo la teta del Estado que ya no daba para más. La corrupción del PSOE ha sido tan grave o más que la del PP y flaco favor le haríamos a la democracia española disculpándola, tomándola como simple picaresca andaluza o justificando a unos autores que no por simpáticos, alegres, supuestos chicos de izquierdas y buenos contadores de chistes son menos peligrosos que los Bárcenas, los Rato, los Granados y los González. Caiga todo el peso de la ley sobre estos bandoleros de Sierra Morena que nos estaban limpiando los cuartos entre romerías, capeas, chirigotas, fandanguillos y vivas a la Macarena.

*****

Ciudadanos llegó supuestamente para regenerar la vida política española, las instituciones, la ética y mil cosas más. Sin embargo, cada vez que un caso de corrupción salpica las páginas de los periódicos, la reacción del partido de Rivera oscila entre lo tibio y lo ambiguo, incumpliendo su programa electoral con los hechos. La dureza y contundencia con la que se iban a emplear los señores de la “naranja mecánica” suele quedar en la práctica en algo mucho más tolerante y finalmente se acaba imponiendo la táctica, el oportunismo y los intereses de partido por encima del interés general, es decir, los mismos vicios de la vieja política de siempre que ellos venían a eliminar. Lo estamos viendo estos días con el caso del máster de Cristina Cifuentes, a la que los “naranjitos” han dado un supuesto ultimátum de tres semanas para que presente su dimisión. ¿Tres semanas? En ese tiempo tan generoso a la presidenta de Madrid le da para sacarse un par de másteres de los suyos con la gorra. Por otra parte, el anuncio de Rivera de que se sumará a la moción de censura junto a PSOE y Podemos para derrocar a Cifuentes en la Asamblea de Madrid tampoco se ha concretado, de modo que la medida, de momento, no deja de ser otro brindis al sol. Si C’s fuera realmente ese partido que viene a limpiar nuestra democracia, y no una especie de muleta más o menos incómoda de los populares, Cifuentes ya sería historia. Pero a esta hora la dama de las basuras académicas sigue aferrada al poder, en buena parte gracias a Ciudadanos. Ese detergente tantas veces anunciado cuyo supuesto poder desinfectante, a la hora de la verdad, empieza a diluirse antes de que haya empezado la colada.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *