Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 95, Opinión, Sergio Rodríguez
Deje un comentario

Notable alto, ¿eh?

Por Sergio Rodríguez / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Viernes, 23 de marzo de 2018

Sergio Rodríguez

Seguro que la rubia no tuvo nada que ver. Fue la secretaria de la Universidad que, por su cuenta, cambió un “no presentado” por un notable. Es como aquel cuento del señor X cuando el general Manglano aseguró que “Pte” no se refería a “Presidente” (Felipe González). Y así quedó la cosa, pendiente para siempre. Y con el general muerto, para la eternidad. Ahora habrá que buscar a la secretaria, que seguro que es rubia, y complicarle un poco la vida. En qué estaría pensando la chica, confundir un NP con un Notable. En la peluquería, seguro.

Ha dicho el Pepito Grillo de RNE que la oposición “ha seguido hurgando en la herida” de Cristina Cifuentes. Se ve que le duele al pobre.

Creo que la rubia está llamando a Sánchez Dragó para que le diga una versión creíble.

Un buen guionista para la rubia, por favor. Pérez Reverte, quizá. Bueno, después de los fallos de ajedrez de La tabla de Flandes, mejor no.

Pues la culpa no fue de la secretaria sino del informático. Ya sabemos que todos los informáticos están un poco locos. O sea… A hacerse la rubia.

Nada de mechas, rubia total.

Los caballeros las prefieren con alubias.

Puigdemont. Y mira que como le dé por pedir la independencia para Waterloo… Vamos a tener un conflicto internacional.

Urdangarin. La defensa del cuñao está a cinco minutos de manifestar que la fiscal del caso Noos es una feminista resentida. ¿Qué apostamos?

Nunca lo entenderé… ¿Picasso no ganaba bastante pa camisas o camisetas?

Hay inflación de poetas. Más que inspiración.

En la radio siguen confundiendo “calcinado” con “carbonizado”. Joder, que es un momento meterse en Google….

Aniversario Moncho Alpuente. Le entrevisté una vez, allá por el año 99, cuando pusimos en marcha un programa cultural, nocturno y alternativo para el mundo universitario llamado Jaula Magna. Fue una entrevista larga de más de media hora con la que “inaugurábamos” aquello (aunque él no fuese amigo de inauguraciones). Y le puse una canción que él había escrito y a la que puso música otro que se fue antes y que también está en mi altar laico: Hilario Camacho. Para mí esa canción es como un padrenuestro de la soledad y de la lírica desde mis 19 años, más o menos. Y quise saber todos los detalles. Me contó que la había escrito en un garito, en una servilleta de papel y que se la dio a Hilario. Y que Hilario la bordó en muy poco tiempo. Pues eso, la estoy poniendo y recordando, mientras ellos dos ya se habrán encontrado y seguirán bebiendo, fumando y componiendo en el after hours de la eternidad.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *