Humor Gráfico, L'Avi, Número 94, Opinión, Sergio Rodríguez
1 comentario

La derechona no es feminista

Por Sergio Rodríguez / Viñeta: L’Avi. Viernes, 9 de marzo de 2018

Sergio Rodríguez

Siempre que se convoca una huelga general (y la del 8M lo ha sido, participen o no los varones), los patronos como Rosell, que come siempre a la carta y nunca menú del día, intentan describirla como una cosa de obreros anarquistas montando barricadas para que no pasen los policías a caballo con sable y mosquetón. Como una cosa antigua y pasada de moda. Y si encima la hacen las mujeres, uf, algo propio de aquellas locas sufragistas que se enfrentaban a los bobbies con sus pancartas levantadas y sus vestidos victorianos hasta los tobillos. Una cosa de locas escandalosas. Los patrones que comen a la carta con tenedores de plata no invocan nunca a la Constitución cuando se trata de una huelga como lo hacen para otras cuestiones. Y eso que está recogida desde que se redactó hace muchos años, cuando estos señores ya eran bien alimentados por sus señores padres. Y es que la Constitución, señor Rosell y señores Roselles todos, es como el menú del día de los derechos de todos. Y no una comida a la carta en la que se elige lo que más gusta.

Los cuervos ensotanados de la Edad Media no permitían escuchar ciertas músicas a las mujeres porque pensaban que las excitaba. Incluso llegaron a prohibir ciertas tonalidades. Ni dejaban entrar en las iglesias a las que estuvieran con el menstruo porque eran lugar sagrado y las pobres hembras lo corrompían. Surgió entonces una “herejía” que proclamaba: dado que Dios está en todas partes, las iglesias no son necesarias para albergarlo. Los obispos y cardenales, temerosos de que les metieran un gol con aquel razonamiento impecablemente lógico, se reunieron de urgencia en un concilio, el de Cangras. Y al cabo de unos días resolvieron que ¡las Iglesias no están para albergar a Dios sino a sus fieles! No sé si estuvo presente algún antepasado del obispo de San Sebastián.

La señora de la permanent y el abrigo de pieles dice que haría huelga, como la Virgen del Osoro, pero que el jueves libra la asistenta y no sabe qué hacer. Coño, ¡pero si no trabaja!

Dicen que han nacido dos linces en Doñana. Pues anda que no hay linces en este país.

Una mujer de 83 años pasa tres días sin comer por no alcanzarle la pensión. Al padre de Rajoy no le pasan estas cosas. Ni al Emérito.

¿Dónde estará mangoneando el Emérito a esta hora? ¿Se habrá levantado ya? ¿Le habrán servido el desayuno a su gusto? Yo no sé si prepararme un Cola Cao o una infusión. Sin genuflexión.

Han dejado las vidrieras de la fachada del Obradoiro como un escaparate de Zara.

El “sabio” pronuncia Beariz, en Ourense, como palabra llana, y es aguda. Le sigue el gracioso eterno del Jordi de la misma manera. ¿Tánto cuesta enterarse bien?

¿Y María Magdalena también haría la huelga, Monseñor?

Los del PP y Ciudadanos estuvieron a punto, el 8M, de poner por megafonía el “Viva el vino y las mujeres” de Manolo Escobar.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

L'Avi

@AviNinotaire

 

1 Kommentare

  1. Pues leyendo este interesante artículo me ha sobrevenido una pregunta turbadora:
    ¿Cada cuanto tiempo comen los reyes sopita de cardets?, ¿diariamente?, ¿una vez por semana?, ¿una al mes?, ¿con carácter trimestral?, ¿”nena, cambia el asesor que no me vuelvo a tragar esto en mi vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *