Cipriano Torres, Número 94, Opinión
Deje un comentario

El ratón

Por Cipriano Torres. Viernes, 9 de marzo de 2018

@CiprianoTorres

(La bonita, y encabronada historia, del profesor ghanés que enseñaba informática a sus alumnos sin ordenadores).

Me envían una alerta sobre noticias en Ghana, país del oeste de África con una rara estabilidad política y económica que lo hace atractivo por esos y otros aspectos, en mi caso por cuestiones de índole emocional que no vienen al caso. En la noticia se dice que hay profesores de informática que al no tener ordenadores para que sus alumnos practiquen, tiran de imaginación, ingenio, y amor a su profesión, y salen del bache con nota, como Owura Kwadwo, eso sí, visto desde aquí te da un ataque de mala hostia mezclado con unas ganas tremendas de liarte a besos con ese hombre y con sus alumnos. No hay ordenadores, sus alumnos jamás han visto uno, pero el maestro dibujó en la pizarra el aspecto que tiene la interface de Word, el procesador de textos. Los niños en el pupitre manejan una piedra a modo de ratón de la inexistente computadora.

Esta historia sucedía hace unos meses, y se ha hecho viral,  esas noticias que saltan a los medios occidentales –la vi en Cuatro– y que alimentan programas de vídeos de impacto, o rellenan la cola de algún informativo con tonito de chiste, por supuesto sin ir al fondo de la cuestión, que aquí se ve como marciana, un descojone. Fueron tantas las vueltas que dio la tremenda imagen del profe de informática dibujando en la pizarra el aspecto de un ordenador al no tener ordenadores, que la esposa del presidente del país, Rebeca Akufo-Ado, habló con un alto responsable de educación. La clase recibió un lote de ordenadores que puso los ojos como platos a los críos. Pero una niña, aterrada con los ratones, cuando tuvo que tocar el ratón del ordenador, entró en pánico creyendo que ese ratón era de verdad. Esa reacción explica el mundo. El de ella y el nuestro.

Nota: hace unos segundos, avispado y oportuno, Bill Gates ha dicho que le enviará un ordenador al profesor, pero a coste cero, coño, tirando la casa por la ventana. Así no hay forma de hacer dinero, Bill, mira que te lo tengo dicho.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *