Aitana Castaño, Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 95, Opinión
Deje un comentario

El machito

Por Aitana Castaño / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Viernes, 23 de marzo de 2018

–Ya sabía yo que con esas pintas y ese pañuelo de flores en la cabeza tenías que ser una feminazi de esas.

Frené en seco en mi camino hacia la cocina del restaurante a donde me encaminaba para seguir trabajando en uno de esos fines de semana que tengo yo de hija hostelera.

–¿Perdón?

El hombre mordió el puro, que solo mordía porque me preguntó si ya que no había nadie en el bar se podía fumar y yo le había dicho que no.

–Yo soy franquista, machista y de derechas.

Me fijé en su gesto de superioridad hacia mí, la persona que le acababa de dar de comer. La mujer que le acababa de dar de comer. Y respondí:

–¿Es necesaria tanta redundancia para definirse?

Mis palabras le jodieron.

–Así que es cierto que entonces eres una de esas que odias a los hombres y nos matarías a todos.

–No, a todos no los queremos matar. De hecho hay hombres que nos encantan y hasta nos encanta follar con ellos.

El franquista, machista y de derechas abrió los ojos.

–¿Perdón? –respondió él a la vez que mordía con fruición el puro.

Lo miré de arriba abajo con aire de superioridad. Que yo también sé.

–Por cierto. Usted… no.

Él creía que yo con esas pintas y ese pañuelo de flores en la cabeza….

Por ejempo mirad. Yo antes, sin pensar, hubiera puesto esa foto de hoy del coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo. Es una imagen, repito, de hoy. Se ve al susodicho aplaudiendo duramente el endurecimiento de las penas en España (valga la «redundancia»). Él, Martínez-Maíllo, que según hemos sabido hace tan solo una semana no será investigado ni juzgado por el caso de Caja España –en el que se le señalaba por un presunto delito de administración desleal–, porque el juez ha tenido que archivar el caso pues ha pasado tanto tiempo y todo se ha ralentizado tanto por los recursos presentados por las defensas que de haber un delito o irregularidad en esa decisión, ya ha prescrito. Él, Martínez Maíllo, que no se sentó ante el juez porque era aforado y había que iniciar el proceso del suplicatorio para preguntar por su aforamiento y enviar su causa al Tribunal Supremo. Él aplaude. Que oyes, igual aplaude porque esto llegó justo una semana después de que nosotros supiéramos lo que sabemos. Pero ahora ya no lo hago…

Hace quince años que le pegamos en la puerta un cartel de «Guerra No» al vecino que nos apulmonaba todas las mañanas con la COPE (de Aznar) al alto la lleva. Fue nuestra particular y pacífica invasión. Hace quince años que la autora de esa foto dijo: «Estamos haciendo historia. Algún día diremos que estuvimos aquí». Y ayer, cuando se lo dije, respondió: «¿Tanto?».

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *