Humor Gráfico, Igepzio, Manuel Tirado Guevara, Número 94, Opinión
Deje un comentario

¿Ciudadanos o súbditos?

Por Manuel Tirado Guevara / Viñeta: Igepzio. Viernes, 9 de marzo de 2018

@manologandi

Somos súbditos, vasallos, siervos… Seguimos con esas mismas cadenas invisibles que nos ha impuesto un sistema que nos ha dejado bien claro que los que mandan y los cuñados de los que mandan son intocables, no van a la cárcel y viven de lujo en Suiza. Mientras, a un rapero le meten tres años de talego por insultar a “la corona”. ¿Somos siervos o no?…

Está claro. Somos súbditos. A veces pienso en que si no seremos también bufones. Imagino al monarca, en la intimidad del salón de su palacio, riéndose de nosotros, viendo cómo toda la prensa después de ser abucheado en Barcelona y recibido con el himno de Riego, lo defiende a capa y espada, atacando a la señora Colau por no haber querido ir a un besamanos, que entre otras cosas no es más que un acto arcaico y de vasallaje propio del medievo.

Lo señores del PP han salido a la palestra con la perorata del respeto a las instituciones y a la Constitución… Miren ustedes señores del PP, respetar las instituciones es no saquearlas, es no tener a más de 900 imputados por corrupción, es no usarlas para conseguir beneficios personales. Es sencillo. La lealtad institucional, como toda lealtad, se demuestra con actos y no con palabras. Pero claro, vosotros ya tenéis la lealtad del monarca, vosotros sois menos súbditos que nosotros, porque sois los herederos directos del que sentó a su padre en el trono y ya se sabe, al final todo queda en familia.

Somos súbditos porque esta monarquía, como todas, es impuesta. Porque la misma idiosincrasia de la institución lo requiere, es decir, para que haya monarca debe haber vasallos y súbditos que le rindan pleitesía. Eso es así ahora y hace 500 años. Porque la monarquía es una institución “antidemocrática per se” y por eso no es lícito que se critique a Ada Colau por ser una persona con ideales republicanos que se niega a rendir pleitesía al monarca en un acto arcaico que lo que hace es dejar todavía más claro que nos tratan como realmente nos ven: como vasallos, súbditos, siervos…

Al parecer por fin alguien se sale de la foto fija de siempre y se niega a obedecer, a ser cobarde y a guardar silencio. Por fin alguien no hace de siervo ni vasallo y eso les aterra. Que alguien no se pliegue a sus designios no les gusta en absoluto. Y en seguida ordenan a sus huestes arremeter contra ellos. Ha sido bochornoso ver cómo todos los medios de comunicación ponían el foco en Colau y Torrent por el simple hecho de negarse a asistir a un besamanos, ya que después han estado presentes en los demás actos del Mobile Word Congress.

Pero la máquina de echar mierda se pone a funcionar en este país en cuanto alguien saca los pies del plato en el que comen todos. Y porque una alcaldesa prefiera no ir a un acto de vasallaje, todos los medios del régimen la tachan de bruja antisistema y diablesa roja catalana comedemócratas españoles. Y Colau lo único que ha hecho es reivindicar con este acto que no debemos ser súbditos ni vasallos, sino ciudadanos. “Una cosa es el respeto institucional y otra la pleitesía”, ha manifestado la alcaldesa.

Lo cierto es que ya es hora de que los gobernantes, los que representan a la ciudadanía, los que llevan en sus programas electorales que son de un partido republicano empiecen a comportarse como tal y se dejen de ñoñerías como regalar DVDs de series de televisión al monarca. Hay que hacer como Colau y exponer claramente tus opiniones sobre la corona, su comportamiento tras el 1 de octubre, su pasividad ante una ley mordaza y de exaltación al terrorismo que lleva a gente que escribe canciones a la cárcel. Colau ha sido coherente con lo que representa, no como Iceta y el PSOE, que una vez más han demostrado que de republicanos nada de nada. Aunque no descubro nada nuevo diciendo que el PSOE dice una cosa y después hace la contraria en esa deriva a la que va este partido desde hace mucho tiempo.

A veces un pequeño acto revolucionario puede encender la llama para que las cosas cambien. Poco a poco. Con pequeños actos como este podremos empezar a soñar con que un día llegará alguien al Gobierno que plantee un referéndum sobre Monarquía y República y el españolito de a pie elija dejar de ser un vasallo para convertirse en un verdadero ciudadano.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@Igepzio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *