Ben, Humor Gráfico, Maya Correas, Número 92, Opinión
Deje un comentario

La ley del más fuerte

Por Maya Correas / Viñeta: Ben. Viernes, 9 de febrero de 2018

Maya Correas

INJUSTICIAS. Me impactó esta noticia. El octogenario Felipe y su hija dependiente vencen al “poderoso” terrateniente. La cervantina Venta de la Inés está a un paso de recuperar el abastecimiento de agua potable que devuelve a la familia Ferreiro el servicio básico por el que han estado luchando sin descanso desde hace décadas, peleando contra el más rancio caciquismo, aderezado con presiones, amenazas e indiferencia institucional. Una historia al estilo de Los Santos Inocentes en la que los criados logran vencer al señorito. Es la historia de un David casi nonagenario, con una mujer enferma y una hija discapacitada frente a un Goliat poderoso y muy rico. Muchos sudores le habrá costado al anciano y sobre todo mucho tesón y determinación para enfrentarse a un depredador insaciable y sin escrúpulos. Pero estaba decidido a luchar, le hizo la promesa a su abuelo y la lucha a veces da sus frutos. La lucha es el único camino, no siempre es cierta la victoria, pero si no luchas, ya has perdido.

BARBARIDADES TRADICIONALES. Ayer fue el día de la mutilación femenina. En ciertas latitudes es una tradición, y me cago en la tradición. Aquella en cuyo nombre se tortura a niños y animales, a mujeres y hombres. La aberración es tan extrema que son las mujeres las que la perpetúan. Son las madres las que llevan a sus hijas para ser sometidas a la tortura, la violencia, la enfermedad, el sufrimiento. El santo patriarcado adopta muchas caras, mirémoslas de frente y abajo la mierda de la tradición que hasta ahora no ha aportado nada bueno al planeta.

MORDAZA. ¿Qué tal eso que dice la Constitución Española sobre la libertad de expresión? Creo que tenemos un serio problema. Ahora los que cantan en tono mayor lo que muchos piensan o dicen en tono menor en todas las barras del país, van a la cárcel. O hablamos o preparamos los bozales.

RESPETO. Jordi Evole se podrá equivocar en muchos de sus planteamientos. Pero lo que es seguro es que con su último programa ha removido conciencias. No hay perdón que valga por criar animales para matarlos. El único trato humano es dejar de tomarles por objetos de gastronomía y dejar de consumir sus cadáveres. Por favor, mirad y firmad.

SUCESO. Hace un par de meses, vi una publicación que me dejó admirada. Era el texto de un hombre explicando cómo la actual directora del Banco de Santander había mandado ejecutar a su padre (en aquella época dueño y señor del banco) porque este pretendía casarse con su amante actual y parecía peligrar (nunca mejor dicho) su parte del botín. Una historia que superaba a la ficción de las novelas negras donde la mafia es la protagonista principal. No me extraña que tema por su vida. Menudo pepero es el dinero. Y ocurren tantos accidentes…

USA TODAY. El presidente de la Guardia Judicial norteamericana ha publicado una declaración confirmando que hay suficientes pruebas para arrestar y encarcelar a Hillary Clinton por corrupción masiva. Esta mujer es una energúmena dispuesta a absolutamente todo. Ma Baker a su lado era Santa Teresa. Tiene tal capacidad de maniobra que además de hacer trampas, defender lo indefendible, saquear, participar en redes de pedofilia, en asuntos de muertes misteriosas (algunos colaboradores, empleados o investigadores tienen la manía de morir de la noche a la mañana) sacar a Bernie Sanders de la carrera presidencial con buena zancadilla, y quemar una de sus casas el mismo día que llegaron agentes de la autoridad a un registro (¿os suena?). Le dio por propagar rumores falsos sobre Trump. Y no midió, implicó a miembros del FBI (que se han visto obligados ahora a dimitir) e incluso a un personaje del MI6 (una nación extranjera). Ahora este asunto la puede llevar adonde debería haber estado hace mucho tiempo. En un lugar apartado donde no pueda dañar más.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@BenBrutalplanet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *