Becs, Editoriales, El Arruga, El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 92
Deje un comentario

Editorial: Ciudadanos pesca en todos los caladeros, el PP acusa la fuga de votos

Viñeta: Becs / El Koko / Elarruga. Viernes, 9 de febrero de 2018

   Editorial

El último barómetro del CIS revela que la crisis catalana ha pasado factura a todos los partidos políticos salvo Ciudadanos, que confirma su crecimiento en las encuestas y se coloca como tercera fuerza política a tiro de piedra de la Moncloa. Los datos corroboran que PP y PSOE mantienen la primera y segunda posición, aunque pierden fuelle, mientras que la formación de Pablo Iglesias, a la que todos vaticinaban un batacazo por su actitud supuestamente ambigua durante la crisis independentista, resiste. La encuesta, elaborada entre el 2 y el 14 de enero, es la primera con estimación de voto desde las elecciones catalanas del 21 de diciembre y desde la entrada en vigor del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, pero resulta altamente significativa.

Según el sondeo, Rivera sube tres puntos y lograría el 20,7 por ciento de los votos –su nivel más alto de toda la serie histórica– superando a Podemos y sus confluencias, que también suben medio punto hasta el 19 por ciento de los sufragios. Algo está haciendo bien Rivera para estar pescando votos en todos los caladeros. El líder de la formación naranja no solo recibe apoyos de la derecha, mayormente del PP, al que sigue erosionando sin que Mariano Rajoy reaccione, sino también de la izquierda, sobre todo del PSOE, que como suele suceder es el más damnificado con los cambios de tendencias. Así, un 15,1 por ciento de quienes votaron a los ‘populares’ en las últimas elecciones generales piensan ahora votar al partido naranja, que también se hace con un 5,9 por ciento de votantes socialistas y un 5,2 de quienes votaron a Podemos. La marea naranja parece extenderse, como ya ocurrió en Cataluña, donde ganó las elecciones autonómicas contra todo pronóstico.

Según el CIS, el PP seguiría siendo la fuerza más votada, pero perdiendo apoyos, casi dos puntos menos desde la última encuesta de octubre, hasta situarse en el 26,3 por ciento, seguido del PSOE, que también se deja más de un punto en estimación de voto cayendo hasta el 23,1 por ciento. Mariano Rajoy debería plantearse si su viejo manual de no tomar la iniciativa resulta apropiado en las actuales circunstancias. Con Rivera comiéndole el terreno y con su partido embarrancado en la corrupción, acosado por un reguero de juicios, el futuro del presidente se antoja incierto. Sin embargo, Rajoy no quiere ni oír ni hablar de reformas ni de regeneración y tampoco parece dispuesto a pedir perdón a los españoles por tantos años de robo y saqueo. El PP está en otra cosa y España ahora mismo corre el riesgo de convertirse en un país a la altura de los del tercer mundo en cuestiones de corruptelas políticas. El gran culpable de esta situación ha sido sin duda el PP y ya lo está pagando caro en los sondeos. En su repunte, Ciudadanos aprovecha esta situación y se alimenta especialmente de antiguos votantes del PP disconformes o hastiados de tanto escándalo. Rivera quiere aparecer como el líder regeneracionista de nuestra democracia y garante de la unidad de España. El Macron español. Está dejando sin discurso a lo populares. Mientras Puigdemont siga malmetiendo con sus operaciones desde Bruselas, el partido de Rivera seguirá creciendo y si ahora se acerca peligrosamente al partido del Gobierno, dentro de un año, cuando se celebren nuevas elecciones, podría incluso ser una clara opción ganadora.

En este contexto, la supuesta iniciativa de Ciudadanos y Podemos de llevar al Parlamento una reforma electoral conjunta podría entenderse como un intento de cambiar las bases de nuestra democracia o simplemente como una nueva burbuja que no irá a ninguna parte, ya que toda reforma electoral precisaría de la participacion del PSOE y el partido de Pedro Sánchez tampoco estaría por la labor de realizar ciertas reformas. Los socialistas, derrotado el bipartidismo, ya no son autosuficientes, pero sin ellos resulta imposible hablar de un nuevo proyecto para España. Que Rivera e Iglesias se sienten a hablar de política con mayúsculas, aparcando sus diferencias, no sería mala noticia para el país. Pese a que en los últimos dos años han navajeado duramente y se han dicho cosas durísimas, pueden entenderse en ciertos asuntos de Estado. Así es la política, el arte de llegar a acuerdos. Ambos líderes necesitan crecer en escaños, aunque resulta claro que nunca podrán gobernar juntos en coalición. La estrategia está clara: planteando una reforma electoral que podría beneficiar a las dos formaciones, los partidos emergentes que han erosionado el bipartidismo instaurado en el 78 pretenden hacerle la pinza al PP.

Tras el último CIS y las elecciones catalanas, demoledoreas, todos están reformulando sus posiciones. Ciudadanos podría estar a punto de morir de éxito sin llegar a triunfar y Rivera lo sabe. Los dos partidos de lo nuevo se habían quedado muy viejos demasiado pronto y necesitaban reaccionar. Mientras la oposición trata de llegar a acuerdos para lanzar reformas Rajoy sigue sin moverse en sus aguas pantanosas.

La España del 78 no tiene nada que ver con la actual ni tampoco su realidad política y por qué no vamos a cambiar la ley electoral. Realmente a quien más perjudicaría esa reforma sería al PP, aunque la propuesta resulta difusa, ya que no se aclara qué pasaría con el Senado, la cámara donde los populares tienen la mayoría. De alguna manera, si la reforma electoral propuesta por los partidos emergentes sale adelante debería ir acompañada de un cambio de la mentalidad y de la cultura política, pasar del bipartidismo al pacto, al juego de las alianzas, y no parece que nuestros líderes estén muy duchos y acostumbrados a ese ejercicio, sino más bien a la política de trincheras, de líneas rojas, al enfrentamiento permanente, donde no es posible avanzar. En Alemania la gran coalición demuestra que otros países más avanzados que el nuestro en lo económico también lo están en lo político. En España nos falta cultura política. A partir de ahora se ha terminado el tiempo de las mayorías absolutas. Si el PSOE aspira a gobernar algún día necesitará contar con apoyos en Podemos y en Ciudadanos y a la inversa. Nadie podría llegar a la Moncla sin la muleta de un buen socio de Gobierno. Reconozcamos ese hecho. Por tal razón, a quien más perjudicaría la reforma electoral sería al PP, le guste o no, quiera o no reconocerlo. Pero antes de un cambio en las reglas del juego de nuestra democracia se impone un cambio de mentalidad para el que no parece que estemos preparados.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@BecsHumor

 

@Elkokoparrilla

Elarruga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *