Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Luis Sánchez, Número 90, Opinión
Deje un comentario

El túnel del tiempo

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Luis Sánchez. Viernes, 12 de enero de 2018

@JoaquimBoschGra

El asesinato de Diana Quer muestra otra vez el riesgo que sufren las mujeres solo por ser mujeres. En casi el cien por cien de las agresiones y abusos sexuales los autores son hombres. En más del noventa por ciento de asesinatos entre parejas las víctimas son mujeres. Más allá de las grandes proclamas del Pacto de Estado, el Gobierno no está aplicando medidas efectivas contra la violencia de género. Solo se avanzará con una mejora de las medidas de protección y de apoyo a las víctimas. Y especialmente con herramientas de educación igualitaria. Y con la visibilización no discriminatoria de las mujeres en la publicidad y en los medios de comunicación. Es más fácil aprobar cien leyes en el Parlamento que cambiar un solo prejuicio machista en la sociedad.

Rajoy nos desea lo mejor para el 2016. Está claro que en materia de libertades, derechos sociales, actuaciones políticas contra la corrupción y medidas efectivas contra la violencia machista avanzamos firmemente por el túnel del tiempo hacia atrás. Así, pronto llegaremos a 1976.

La calidad humana de cualquier sociedad se puede determinar por cómo trata a los más desfavorecidos, a los más indefensos y a los más necesitados de protección. El caso de los ancianos es un caso claro. También los de las mujeres maltratadas, las personas discapacitadas o los menores. Sin olvidar el trato que damos a los animales. Algo está cambiando en nuestro país para que empiecen a resquebrajarse las redes familiares y no funcionen bien los mecanismos públicos asistenciales. Y eso implica dejar en situación de abandono a un número creciente de ancianas y ancianos. Así no vamos bien. Y es muy preocupante.

La separación de poderes es básica en la lucha contra la corrupción, al igual que la credibilidad de las instituciones judiciales. Y todo ello se resiente cuando se altera de forma sobrevenida la composición de los tribunales que han de juzgar a presuntas tramas corruptas. Y cuando el fiscal de un caso pretende investigar a altos cargos y es apartado por la cúpula de la Fiscalía. También cuando miembros del Gobierno aseguran que están detrás de decisiones que han adoptado los tribunales. La limpieza de la vida pública solo puede conseguirse si no hay interferencias del poder político. Hay que acabar con la impunidad, porque en una sociedad democrática no se puede consentir que haya corruptos que sean más fuertes que el Estado de Derecho.

Una corrupción tan instalada en el sistema no podría existir sin determinadas acciones y omisiones del poder político. Y este resultado no puede ser producto de la casualidad, sino de la voluntad.

El Consejo de Europa reprocha al Gobierno español por cuarto año consecutivo que haya incumplido sus requerimientos para acabar con la corrupción. Cuando el poder político ignora mandatos para defender el interés general, es inevitable pensar que está pendiente de otros intereses.

Mientras nos hacen mirar hacia otros lados, siguen ocurriendo cosas muy importantes. Aumentan las muertes en accidentes laborales hasta niveles máximos a causa de la precariedad. Un dato del que apenas se habla, más allá de los familiares afectados, y que vemos en los juzgados. Por otro lado, un reciente informe oficial sitúa a nuestro país a la cola de la Unión Europea en materia de desigualdad social, al analizar parámetros como exclusión, riesgo de pobreza, tasa de paro e insuficiencia del gasto social. Al mismo tiempo, las grandes empresas del IBEX obtienen más beneficios que nunca, pero los poderes públicos no aplican instrumentos de redistribución. Siguen pasando cosas, pero no siempre se nos cuentan.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Luis Sánchez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *