El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 91, Opinión
Deje un comentario

Tuits desde el juzgado

Por Joaquim Bosch / Viñeta: El Koko Parrilla. Viernes, 26 de enero de 2018

@JoaquimBoschGra

La corrupción sigue mostrando que está uniformemente repartida. En Madrid o en Catalunya, en Valencia o en Baleares, en Andalucía o en Galicia. Y muy bien arraigada. Una forma de delincuencia tan generalizada no se improvisa, sino que es el resultado de muchos años de prácticas indecentes.

Si lo que confiesa Ricardo Costa es cierto, surgen muchas preguntas. ¿Por qué todas esas empresas pagaban la campaña de un partido? ¿De dónde puede sacar dinero negro una formación política? ¿Esto también es un caso aislado? Todo es muy inquietante.

Aún vivimos en un país con sectores muy reaccionarios. Cada vez que leo el descalificativo “feminazi”, puedo ver detrás actitudes que detestan la igualdad de las mujeres y que pisotean la memoria de las víctimas del nazismo.

Hay quien dice que es más grave si roba una persona que si lo hace un partido. Pero no es así. Un partido tiene capacidad para lograr la podredumbre de todo un sistema y para corromper a miles de personas. Y no al contrario.

Cada vez que un partido se enfanga con la corrupción, se le echa la culpa al tesorero y asunto arreglado. Más allá de lo penal, ¿es creíble que los dirigentes ignorasen cómo entraban los millones de euros o qué contratos se adjudicaban?

La sentencia del caso Palau confirma un entramado de corrupción a favor de Convergència, con enriquecimientos personales. Y con una dinámica similar a la que refirió Correa en el caso Gürtel. A los corruptos no les separan las banderas, sino que les une la ternura del dinero.

Cada vez veo más personas ancianas fallecidas en soledad cuando ejerzo como juez de guardia y nuestras instituciones ignoran la realidad de este problema.

El Tribunal Supremo parece equiparar en el delito de rebelión la violencia activa con la resistencia pasiva. Eso me genera dudas: no es igual agredir a un agente que formar una barrera humana asumiendo la posible carga policial.

Correa refiere una corrupción generalizada en la trama Gürtel, en la que las irregularidades, falsedades y delitos serían la norma.

Es más fácil aprobar 100 leyes en el Parlamento que cambiar un solo prejuicio machista en la sociedad. Las grandes proclamas y los pactos de Estado sobre violencia de género son papel mojado sin actuaciones reales del Gobierno.

*****

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *