Artsenal, Humor Gráfico, Número 91, Opinión, Sergio Rodríguez
Deje un comentario

Los corazones helados de Davos

Por Sergio Rodríguez / Viñeta: Artsenal. Viernes, 26 de enero de 2018

Sergio Rodríguez

Hasta hoy Davos era palabra llana. Hoy la corresponsal de turno la ha convertido en aguda: Davós. La momia avariciosa del FMI dice que no hace falta testosterona en la reunión. No acabo de entenderlo cuando el dinero no tiene sexo (y el de ella tampoco está muy claro). Hay mucho frío y mucha nieve en Davos o en Davós. Pero el dinero está calentito en sus paraísos fiscales. Y creo que tampoco hay riesgo de aludes que los sepulte a todos, a los millonetis del mundo y sus lacayos vestidos de ministros y expertos.

Neil Diamond. Dicen que la tristeza es azul. Lo decía Billie Holyday: “el blues es la tristeza que sale del alma”. El párkinson es una palabra con sonoridad siniestra que provoca temblores propios y ajenos. Conozco a una persona bastante cercana con párkinson, que hace años quiso enseñarme a nadar… Él, que había sido campeón de natación en su juventud. Y recuerdo cuando en la mía escuchaba esta canción e iba a su casa para escuchar discos en un equipo de alta fidelidad, pues además de no saber nadar, tampoco disponía yo todavía de un equipo de música en condiciones. Ahora, su sufrimiento y el de su familia también suenan en mi caja craneana de recuerdos y emociones. Y este señor, Neil, al que también ha atrapado la vibración siniestra del párkinson.

Cuando se dice que “el agresor es un viejo conocido de la policía” (en todos los telediarios e informativos) es como conferirle un grado de veteranía y experiencia, incluso de simpatía al agresor veterano. Sólo les falta darle una palmadita en la espalda, que es también por donde apuñala con pericia.

Además de: corruptos, cínicos, asesinos, maledicentes, traidores, cobardes y demás raleas malvadas de este mundo, está la belleza…

Madrid acogerá la sede de apoyo del Centro de Vigilancia de Seguridad Galileo tras el Brexit, según la prensa. Atención: creará entre uno y tres puestos de trabajo. Un chollo. ¿Y quién pagará los gastos corrientes (electricidad, papel higiénico…)?

No recuerdo cuántos años tardaron en construir la Gran Muralla china. Y tampoco sé cuántos tardarán en acabar el AVE a Galicia. A ver…

Globalización es que en una peli noruega salgan los mismos vasos que uno tiene en la cocina. Idénticos. De Ikea.

Ahí, en el viejo edificio de Pueblo, luego sede de RadioCadena Española, comencé mi andadura por las ondas. Todo es pasado aunque los pasos sean del presente.

En la película, la madre le dice a su hija preferida (con la otra se lleva mal):

–Ya tenías talento desde pequeña. Llorabas mejor que los demás.

Los echaron de Francia y vinieron aquí. Las echaron de Grecia y vinieron aquí. Se fueron de Moratalaz y vinieron aquí. ¿Quién duda que seamos un país de acogida?

Creo que Dios se inspiró en la puñetera familia Alcántara para el don de la ubicuidad.

Al lado de alguien generoso suele haber alguien al acecho. O ya a la huida…

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *