El Koko Parrilla, Humor Gráfico, Número 91, Opinión, Xavier Latorre
Deje un comentario

Independencia para España, ya

Por Xavier Latorre / Ilustración: El Koko Parrilla. Viernes, 26 de enero de 2018

Xavier Latorre

España tiene que aprender de una vez por todas a independizarse; sí, sí, como lo oyen. Debe de intentarlo con todas sus fuerzas. Se juega su futuro. Debe ser soberana de verdad y dejar de rendir pleitesía a quien no corresponde. Este país debe soltar amarras de los bancos que la usan de mecenas, que utilizan esa llamada patria de sponsor gratuito de sus actividades más voraces. La gran banca ha cerrado la mitad de las sucursales, pero sin embargo, se embolsa unas ganancias de escándalo cada ejercicio económico. La señora Botín sabe manejar incluso a organismos europeos a su antojo.

España debe también emanciparse de unos señores corruptos que idean artimañas para lograr beneficiarse de los presupuestos por la cara. El juicio de la rama valenciana de la Gürtel ha puesto de manifiesto que los empresarios obtenían contratos amañados, soltando una comisión ridícula (porque no son tontos), para que el PP fuera dopado a las elecciones. Les pagaban sin rechistar las vallas publicitarias, la propaganda electoral, los mítines y, como te descuides, el catering de los actos. España debe limpiar su clase política de mandatarios inútiles que se han establecido en un cargo para desvalijar de lo lindo. Hay que separarse cuanto antes de esa gentuza y de todo lo que representan.

España entera debería hacer una consulta para liberarse de las grandes empresas energéticas que siempre se quejan de que no llueve, de que no hace frío, del precio del crudo… Cualquier excusa remota les sirve para revisar las tarifas y convertirnos en uno de los países con el kilovatio más encarecido. El estado español debería desvincularse de esas empresas cotizadas que sientan en sus sillones, como directivos, a lo más granado de la clase política. También iría bien, aunque fuera simbólicamente, desconectar para siempre de las sandeces de personajes como Aznar o González. España debería soltar lastre con esas empresas que dictan sus onerosos caprichos al oído de algún ministro timorato y que se los pagamos todos a escote.

España debería conspirar para echar del gobierno a unos señores que en vez de procurar por las personas (casi una cuarta parte de la población vive en el umbral de la pobreza) lo hacen por señores con unas cuentas corrientes abultadas. Con las recetas económicas para salir aparentemente de la crisis logran favorecer a los de siempre. Se acaba de publicar, a raíz de un informe de Oxfam-Intermón, que los beneficios empresariales crecieron un 200 por ciento en 2016, mientras que desde 2012 se han estancado los salarios. Algunos políticos interesados nos venden esa coyuntura económica como excelente, pero nos ocultan que se está consagrando una gran brecha, una fuente de desigualdad social enorme, de momento sin posibilidad de vuelta atrás. Los que vengan detrás que se jodan, que diría aquella.

España debería anexionarse a ciudadanos que antepongan, como dice el juez Garzón, el servicio público al personal, a personas que sepan indignarse a menudo y que sean beligerantes contra la indiferencia y el pasotismo generalizado. Esta cosa llamada España debería someter a una serie de referéndums las medidas antisociales del actual gobierno. El país entero debería rebelarse para que no nos la metan doblada otra vez. Que no jueguen con nosotros: ¡Autodeterminación, ya! Aunque cualquier signo de independencia social, cualquier gesto de emancipación económica, haría que los señores de Davos, los Trump del planeta, la Merkel o el comisario Moscovici nos aplicarán un 155 y nos dejaran intervenidos y desquiciados. Vaya.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@Elkokoparrilla

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *