Aitana Castaño, Número 90, Opinión
Deje un comentario

Ayer y hoy

Por Aitana Castaño. Viñeta: Zulet. Viernes, 12 de enero de 2018

@Sairutsa

Nuestro tiempo. Parece que fue ayer cuando nacía este siglo XXI tan reluciente, tan bonito, con sus cambios de moneda y sus operaciones triunfo, con sus primeras guerras (que en realidad eran las segundas) del Golfo. (Kitkat: Las llamábamos así, en general, “guerras del Golfo”; después, ya cuando le pusimos cara y bigote y sombrero tejano a los golfos, fue cuando empezamos a denominarlas con criterios más detalladamente geográficos: Irak, Afganistán, Siria, Libia. Pero eso es otra historia). Teníamos petroleros que se hundían. Teníamos bandas terroristas propias que nos ponían un nudo en la garganta de cuando en vez. Teníamos independentistas pero sin afán. Carod Rovira sería ahora un Teletubi (que también era algo que teníamos en los días finiseculares). ¡Ay! El siglo XXI que estrenábamos sin Facebook, sin Twitter, sin apenas móviles, sin fotos de comidas, de mascotas, de bebés. Sin instagramers ni youtubers ni infuenciers. (Bueno, en realidad sí teníamos influenciers y fumaban bastantes porros… Pero eso es otra historia). Teníamos como mucho una polémica a la semana, no cinco a la hora. Y votábamos una vez cada cuatro años, si acaso, que tampoco es que nos matáramos por ir a votar todos los años y a todas horas; no teníamos la zuna que tenemos ahora por la urna. ¿Eramos más felices? Bueno, tampoco sé deciros. Lo que sí sé a ciencia cierta es que éramos más jóvenes, unos pipiolos. Así que ahora que cumplimos, como siglo, la mayoría de edad… Feliz 2018.

Iberpistas es la propietaria de la AP-6 (donde miles de personas quedaron atrapadas).

Iberpistas pertenece al grupo Abertis.

Abertis lo preside Salvador Alemany.

Salvador Alemany fue asesor de Artur Mas.

Ya no se conforman con romper España, rediós. ¡Quieren congelarnos!

–Y entonces, llaman Tabarnia a lo que sería una nueva Comunidad Autónoma de España que es en realidad la zona costera de Tarragona y Barcelona y que tiene mayoría no independentista.

Se abre la puerta del ascensor. Fonso me mira con cara de: “¿quemiputamadremetascontando?” (no se ofenda nadie por el lenguaje soez, esta es la manera más fina que tienen los paisanos de la cuenca asturiana de decir “perdona, es que no he entendido nada de lo que me estás diciendo”).

¿Taberna?

Tabarnia.

¿Tabarna?

Tabarnia

¿Tarna?

¡No!

Bueno, claro, ¡qué cosas digo! Tarna estaba pillao ya.

Sonríe, me guiña un ojo y se va.

Este paisano es punk. En serio.

Si pasan por tu casa El Folecón, El Basoiro, El Rodalo, Las Madamas, A Cardadora, el guardia civil, el cura, el borracho o el doctor un día de Reyes, y vives en Tormaleo, lo mejor que te puede pasar es que te arranquen los ajos puerros de la huerta. Pero ponte en lo peor. Y lo peor será que te canten un romance y te acaben pidiendo perras. O que uno de los mazcaritos se ponga de parto, o que te acaben con el vino de Ibias y casi no miren para los polvorones, o que de repente, la memoria de esta esquina de Asturias que, creedme, es lo mismo que decir el fin del mundo, vuelva a llenarse de cencerros, que ahí los llaman “chocas”, y de risas que se desahogan por encima de las pilas de carbón que algún día existieron. Tormaleo tiene rapazos que se juntan en la Asociación Tio Vitán el día de Reyes y retornan desde donde están al origen de lo que son para enseñales a los abuelos que aún resisten allí, que no los olvidan. Son, Os Reises de Tormaleo. Un gustazo de caleya.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *