Aitana Castaño, Número 91, Opinión
Deje un comentario

Adiós a Tola

Por Aitana Castaño / Foto: RTVE. Viernes, 26 de enero de 2018

@Sairutsa

SÍMBOLO DE LA NATURALEZA. Tola era la nerviosa, la desconfiada, la de pelo más oscuro, la que tenía en la cara como un antifaz. Tola era la más grande, pero no era la que dominaba. Era la que tuvo un apareamiento con Furaco y hasta una cría que no se pudo dar. Tola era el 50 por ciento de la conciencia contra el furtivismo en Asturias que se extendió como la pólvora que mató a su madre el mismo día que Tolo, el cazador que las encontró, llamó para decir que había dos oseznos muy pequeños en el monasterio de Obona. En Tineo. También era Tola un ejemplo, para muchos, de exhibicionismo y tortura animal, de pillaje y esquilme. Pero Tola, ante todo, era la hermana de Paca, y ella será sin duda la que más la eche en falta. Aunque nosotras, que éramos niñas cuando las encontraron, también. Porque alguna vez nos gustó pensar que Tola y Paca (nunca se dice así, siempre al revés) eran eternas, como la felicidad de nuestra infancia.

MILENIALS. Esta tarde puse el oído en una conversación entre dos adolescentes por eso de palpar la idiosincrasia de los jóvenes de este país. Vale, también lo hice por puro salseo. En dos minutos de charla que les escuché tuve que usar dos veces Google para buscar conceptos. Una había pillado a su novio anunciándose en una revista de contacto como escort. Y nada, que me salieron dos canas.

PERIODISMO EN LA CALLE. Despertarse cada día queriendo hundir gobiernos, oposiciones, idiomas, culturas y movimientos sociales es muy cansado a la par que entretenido. Pero hoy, en esta labor y en esta redacción, vamos a dejar de lado los “grandes temas” para contar cómo Pepe el Taxista de Colunga se encontró ayer una foca en la Playa de la Griega y quiso ayudarla pero no pudo, cómo los guajes del Colegio Público Rey Aurelio de Sotrondio tuvieron un simulacro de incendio y el técnico de la caldera, que no lo sabía, llegó asustado pensando que estaba ardiendo la escuelina. También que José Ramón Fernández, vecino de Alcéu, disfruta viendo que limpian los montes de su Belmonte y que las madres y padres del Oriente de Asturias no pararán hasta conseguir que sus hijos, que resisten en los pueblos dando vida a la zona rural, tengan servicio de pediatría y con él, los mismos derechos que los niños asturianos urbanitas. Vamos a contar eso y más. Porque hoy es San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, también de los periodistas de “caleya” (o sea de calle).

BABLE. Alderique en asturiano significa “opinión, tema”. Y ahora que el asturiano es un alderique nacional me basta con saber quién está en contra de esta querida lengua que apenas hablo y tristemente no escribo para posicionarme a favor. Estoy en ese nivel de simplismo analizador y “refalfiu”, que por cierto también es una palabra asturiana y no tiene traducción. Animo a todos los subpajarianos a usarla.

CADENA DE FOTOS. Siete días, siete fotos en blanco y negro de tu vida diaria. Yo que soy un desastre con las cadenas que hay que seguir (todavía guardo la carta que con doce años me envió mi compañera de clase Lorena Pinto en la que me auguraba una muerte inmediata si no enviaba esa misma misiva a diez personas y no la envié pese a que Lorena Pinto, de ascendencia gitana, me dio bastante miedo cuando me preguntó si la había enviado y yo le dije que no y ella se enfadó) no voy a seguir esta cadena. Porque se me olvidaría y porque lo haría mal y porque no soy de hacer fotos en blanco y negro, me gusta el color de la vida. Pero a esta cadena en concreto me nominó una amiga y a las amigas se les sigue la bola hasta altas horas de la madrugada, hasta más allá de la locura pasajera y hasta en las cadenas de cosas qué hay que seguir aunque nunca las sigas. La foto, diréis, tampoco es de mi vida diaria. Pero ahí me vais a permitir disentir. La foto que pongo, de los años sesenta y en la que aparecen mis bisabuelos con algunos de sus nietos y sobrinos, la semana pasada formó parte de mi vida, cuando apareció en un cajón… como una de aquellas pequeñas cosas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *