Ada Colau, Becs, Humor Gráfico, Número 89, Opinión
Deje un comentario

Las personas deben estar en el centro de la política

Por Ada Colau / Ilustración: Becs. Viernes, 15 de diciembre de 2017

@AdaColau

La semana empezó con fuerza, el lunes los ayuntamientos del cambio nos reunimos en Madrid con el secretario de Estado de Vivienda para reclamar 2.000 millones de euros para el Plan Nacional de Vivienda de 2018 y que los contratos de alquiler volviesen a ser de cinco años en lugar de tres, como antes.

La vivienda es sin duda una de las primeras preocupaciones de la ciudadanía, así como una de las prioridades de los gobiernos municipalistas de las ciudades del cambio. El Estado debe cumplir con su parte. En solamente siete años han reducido más del 70% el gasto en vivienda, España se encuentra muy por debajo de los niveles europeos en parque público de alquiler, con un 2,5% cuando Austria o el Reino Unido tienen el 24% y el 17% respectivamente.

Desde Barcelona hemos multiplicado por cuatro la inversión en vivienda social, recuperado pisos vacíos que estaban en manos de bancos y multado a grandes propietarios de pisos vacíos. Hemos condicionado las ayudas a la rehabilitación a que los propietarios no expulsen a los inquilinos ni suban el precio del alquiler, hemos comprado pisos vacíos para evitar que los fondos buitre los usasen para especular y gentrificar barrios expulsando a inquilinas e inquilinos. Hemos creado una unidad descentralizada en 10 distritos que ha evitado más de 2.000 desahucios.

Sin embargo, no tenemos las competencias necesarias para regular el precio de los alquileres, que está actualmente en manos del Estado. Es urgente hacer frente a la emergencia habitacional: es necesario, y sin dilación, reformar la ley que regula el alquiler (LAU) y si el Estado no quiere hacerlo, que nos de las competencias a las ciudades, tal y como sucede en París o Berlín. No permitiremos que la ley actual siga expulsando a los habitantes de nuestras ciudades.

Pese a que en el día a día sigue subiendo la precarización del trabajo y se ven más necesarias que nunca políticas estructurales de activación económica, estos no son los temas que ocupan las portadas de los periódicos. Por nuestro lado, Barcelona no ha dejado de invertir en prestaciones sociales, en cohesión social, de hecho somos la capital con más inversión social de todo el Estado, y todo ello sin más endeutamiento y con plena solvencia económica. Sin embargo, somos conscientes de que nuestra capacidad es limitada y que desde la Generalitat podríamos hacer mucho más. En estos dos años y medio en el gobierno hemos conseguido poner las personas en el centro de la política. Hemos impulsado una amplia batería de medidas sociales y económicas. Ahora necesitamos que esto también sea una prioridad en la Generalitat.

Tras dos años de poner a las personas en el centro de las políticas públicas, Barcelona lidera el ranking de capitales en inversión social por habitante. Una inversión clave para reducir las desigualdades y fortalecer la cohesión social. Es un orgullo que el presupuesto municipal invierta sus recursos en escuelas infantiles, becas comedor, inserción laboral, apoyo a personas con discapacidad, acciones comunitarias en los barrios, planes de salud mental, servicios de atención a gente mayor, inversión en vivienda y en combatir la pobreza energética.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@BecsHumor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *