Artsenal, Humor Gráfico, Número 88, Opinión, Víctor J. Maicas
Deje un comentario

Vuelve el fascismo

Por Víctor J. Maicas / Viñeta: Artsenal. Viernes, 1 de diciembre de 2017

Víctor J. Maicas

Aunque bien pensado, posiblemente nunca se fue del todo, ya que frases como la del Ministro de Educación Wert afirmando que “hay que españolizar a los catalanes”, como la del Ministro Montoro diciendo sin tapujos que la Agencia Tributaria estaba llena de socialistas (al menos ha disimulado un poco y no los ha llamado “rojos”), o incluso sorprendentes declaraciones de la Ministra de Empleo Fátima Báñez agradeciéndole públicamente a la Virgen su ayuda para solucionar los problemas del país, nos demuestran no solo sus tendencias fascistas y afines al Nacional-Catolicismo de Franco, sino también su fanatismo ya que alguien que no piensa antes de hablar o bien es un necio o, por el contrario, nos hace ver a los demás muy claramente ese radicalismo que le han inculcado y ha aprendido desde su más tierna infancia.

¡Pero ojo!, aún con todo lo dicho, tanto Rajoy como sus ministros son el ala moderada de su partido, ya que los Aznar, Aguirre y compañía nos indican a través de la Fundación FAES y del ultracatolicismo de Rouco Varela que las tendencias fascistas del Partido Popular todavía se pueden radicalizar más. Y es que debemos recordar que durante la primera mitad del siglo XX el fascismo en Europa llegó hasta límites insospechados y de tal magnitud, que sus excesos desembocaron en una guerra mundial. Y fue precisamente la Segunda Guerra Mundial la que acabó con su dominio instaurándose en Europa ese Estado del Bienestar que fue capaz de dar al viejo continente su período más prolongado de paz, a la vez que dotar a los trabajadores y a la clase media de la suficiente calidad de vida para que la antigua precariedad de esta no se viera tentada a rebelarse atraída por esa dictadura del proletariado de la que hacían gala los países del Este, con la Unión Soviética a su cabeza.

Sí, el temor a una revuelta del pueblo en occidente hizo que incluso los partidos conservadores implantaran un sinfín de mejoras sociales para la población a través del mencionado Estado del Bienestar, pero con la caída durante los años 80 del bloque soviético, aquel fascismo aletargado volvió a despertar de algún modo por medio de ese neoliberalismo económico cuyo principal objetivo ha sido siempre acabar definitivamente con el susodicho Estado del Bienestar. Y es que ahora ya no le tienen miedo a nadie, ya que incluso Rusia, la antigua gran valedora del comunismo, en la actualidad se ha convertido en uno de los mayores baluartes de ese ultraliberalismo económico. Un radicalismo económico precisamente que en pocas décadas ha conseguido empobrecer a la clase media haciendo más ricos a los ricos y, por consiguiente, mucho más pobres a todos los demás. Incluso el Papa Francisco ha llegado a decir, para enfado de los grupos más ultraconservadores de los EE.UU (símbolo del poder del dinero), que estamos viviendo en un capitalismo salvaje que mata.

Pero volviendo de nuevo a nuestro país, y a ese resurgimiento del fascismo del que estamos hablando, podemos comprobar cómo una vez el Partido Popular ha consolidado definitivamente el neoliberalismo económico a lo largo y ancho de nuestra geografía (algo que ya comenzó a hacer, paradójicamente, el PSOE de Felipe González hace varias décadas, y así le va al partido socialista en la actualidad…), en el plano ideológico el partido que a día de hoy lidera Mariano Rajoy ha pensado instaurar de nuevo muchos aspectos del fascismo con aquella particularidad que tuvo en nuestro país durante la época de la dictadura de Franco: “El Nacional-Catolicismo”. Sí, así es, colegios con separación por sexos, leyes restrictivas que limitan derechos sociales ganados con mucho esfuerzo y hasta una ley mordaza para reprimir las protestas al más puro estilo de una dictadura, como así han llegado a insinuar fuera de nuestras fronteras.

Pero esto, que en muchos lugares de Europa ven muy claramente, en nuestro propio país la gran maquinaria propagandística de los grandes medios de comunicación dominados principalmente por los “lobbys económicos” de la derecha, han difundido masivamente entre la población una imagen del Partido Popular que lo hace parecer un moderado partido de centro. Sí, sí, he dicho bien, de centro. Y es que como digo en mi artículo titulado “Manipulación informativa: ni Goebbels los hubiese superado” publicado también en esta Revista, ni el jefe de propaganda del mismísimo Hitler hubiese conseguido la sofisticada manipulación de estos nuevos gurús amantes de las privatizaciones y de la especulación sin límites.

Por supuesto, esa manipulación informativa también ha llegado a TVE, rompiendo el consenso conseguido en la anterior etapa política para así convertir los informativos de la cadena pública de Televisión en una especie de mitin político del partido gobernante. Evidentemente, y además de manipular la información, según parece los tentáculos de este nuevo fascismo también alcanzan a los jueces y a la Agencia Tributaria, intentando poner gente de su confianza para tenerlo todo controlado, desde escándalos de corrupción como los casos Gürtel, Urdangarín, Blesa o Bárcenas, hasta tejemanejes para controlar la mismísima Agencia Tributaria (como he dicho antes tienen tal fanatismo inculcado, que ya ni disimulan al decir que dicha agencia estaba llena de socialistas, como si evaluar si ha habido fraude fiscal dependiera de una interpretación política y no de la ley; ¡la verdad es que se les ve el plumero cada vez que abren la boca!).

Bien, y todo esto, por no hablar de la reforma laboral (casi con despido libre como en una dictadura), de los recortes en sanidad y educación (favoreciendo las privatizaciones en beneficio de unos pocos), y del gran poder que le han dado a las grandes multinacionales en general (lo de las eléctricas, por ejemplo, es como un coto privado que nadie entiende y más sabiendo que, hasta no hace mucho, los beneficios de las eléctricas eran públicos y pertenecían al Estado, es decir, al pueblo).

No, que no les engañen haciéndoles creer que el Partido Popular es de centro, pues ni sus políticas económicas ni sociales, así como su talante democrático, son propios de un partido de centro. Y es que ni siquiera en esto último, es decir, en su talente democrático, ha dado ejemplo como sí lo hizo en su día la derecha alemana condenando enérgicamente a Hitler y a su régimen dictatorial. Porque según parece, y como ustedes saben, el Partido Popular ha sido incapaz, tras varias décadas de democracia, de condenar de una manera rotunda y clara una feroz dictadura fascista que hizo añicos la libertad y la paz social. Porque no condenar de una forma muy rotunda precisamente el régimen fascista de Franco es, en definitiva, mirar hacia otro lado cuando la historia nos recuerda frases pronunciadas por aquellos “salvadores de la patria” que acabaron con la democracia durante cuarenta años. Frases como estas (por poner tan solo algunos ejemplos):

  • “¿Parlamentar? ¡Jamás! Esta guerra tiene que terminar con el exterminio de los enemigos de España” (dijo el general Mola ante las pretensiones de los republicanos por evitar más derramamiento de sangre).
  • “En este trance de la guerra yo ya he decidido la guerra sin cuartel (…). Yo veo a mi padre en las filas contrarias y lo fusilo” (frase también del general Mola).
  • “Hay que echar al carajo toda esa monserga de los derechos del hombre, humanitarismo, filantropía y demás tópicos masónicos” (sentimientos expresados por el coronel Marcelino Gavilán, que se hizo cargo del gobierno civil de Burgos en la zona sublevada).
  • “¡Mueran los intelectuales! ¡Viva la muerte!” (palabras atribuidas al general Millán Astray el 12 de octubre, “día de la raza” por aquel entonces, como consecuencia de su enfrentamiento con Unamuno).
  • “Por supuesto que los hemos matado. ¿Suponía usted que iba a dejarme a cuatro mil rojos a mis espaldas teniendo mi columna que avanzar a marchas forzadas? ¿Iba a permitir que Badajoz volviera a ser rojo?” (declaraciones del teniente coronel Yagüe al periodista norteamericano John T. Whitaker al preguntarle este sobre la terrible ejecución de prisioneros producida tras la toma de Badajoz).
  • “Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad y de paso también a sus mujeres. Esto está totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen” (discurso del teniente general Queipo de Llano desde Radio Sevilla en el que, como habrán podido deducir, justificaba, e incluso alentaba, la violación de las mujeres republicanas).
  • “Contra la patria no caben libertades” (una de las frases del general Franco y que incluso, en una entrevista concedida al corresponsal norteamericano Jay Allen, le manifestó a este que estaba dispuesto a vencer a cualquier precio, aunque para ello tuviera que fusilar a media España).
  • “La Ley que a continuación se promulga es de las que no requieren explicación ni justificación, porque es la propia realidad la que la impone y la dicta. (…) Por un sentimentalismo de notoria falsía, y que no se compagina con la seriedad de un Estado fuerte y justiciero, fue cercenada la escala general de penas, eliminándose de ella en el Código Penal de la nefasta República, la de muerte. Por la presente Ley se restaura en su integridad la susodicha escala…” (fragmento del nuevo Código Penal elaborado por el régimen militar en el que se instauraba de nuevo la pena de muerte, para así justificar la represión que a partir de aquel momento se iba a producir).

No, como he dicho hace un momento, según parece el Partido Popular a día de hoy todavía no ha condenado enérgicamente y de una forma clara para así no generar dudas al respecto, ese régimen fascista de los militares sublevados al mando del general Franco (al menos por lo que parece, recuperar la Memoria Histórica no les hace mucha gracia). Y es que por desgracia, tal y como también he dicho a lo largo de este artículo, de alguna manera el fascismo nunca se ha ido, y si alguien cree que esto no es así, que nos explique tanto a mí como a muchos otros ciudadanos por qué, no hace mucho, desde el mismísimo Colegio de Abogados de Madrid se pronunciaron “vivas” a Franco como consecuencia de intentar quitar por parte de la “Asociación Libre de Abogados” (ALA) el título de decanos honoríficos del mencionado Colegio al propio dictador y a José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange. Este punto figuraba en la orden del día de la reunión,  y por parte de determinados letrados se alegó que “el régimen de Franco dio a España la paz, la prosperidad y la reconciliación que hacen posible hoy nuestra tarea diaria, como abogados, en pro de la justicia” (toda la información de esta reunión la pueden leer completa en uno de los artículos del diario Público publicado el 20 de diciembre de 2013). Según indica también este rotativo, cuando salieron de la reunión los miembros de la asociación ALA se escucharon frases como “ya se van los comunistas” (sí, así es, según parece, en el ideario más radical del fascismo condenar la dictadura es sinónimo de ser comunista). Según informó igualmente uno de los abogados de ALA, la concesión de estas distinciones a Franco y a José Antonio se concedió en 1939 tras el triunfo de los militares golpistas como consecuencia de la guerra civil “por su participación en el golpe y posterior Alzamiento Nacional”.

En fin, han pasado varias décadas desde que murió el dictador y se instauró la democracia, pero por lo que parece, el Partido Popular todavía no ha sido capaz de condenar rotundamente el régimen dictatorial de Franco, e, incluso, el Colegio de Abogados de Madrid ha sido incapaz durante mucho tiempo de quitar esos títulos honoríficos a estos símbolos del fascismo.

Así pues, no, al menos bajo mi punto de vista y el de muchos otros ciudadanos más, no es solo que en pleno siglo XXI vuelve en cierto modo el fascismo, sino que en realidad, y por desgracia, jamás se fue.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *