Artsenal, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 86, Opinión
Deje un comentario

Rebelión y violencia

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Artsenal. Viernes, 3 de noviembre de 2017

@JoaquimBoschGra

No hay un delito de rebelión si no se produce un alzamiento con violencia, es decir no basta con declarar la independencia sino que debe existir un elemento violento en la actuación. Y eso es bastante claro, nada discutible. Antes de 1995, declarar la independencia era delito de rebelión pero el nuevo Código Penal introdujo de manera expresa este requisito y así ha sido establecido por la jurisprudencia, que ha interpretado este artículo en diversos casos como el plan Ibarretxe y en el caso de un general que en Sevilla pidió una intervención militar si los estatutos de autonomía iban más allá de la Constitución. La jurisprudencia ha sido unánime al decir que este elemento de violencia es clave. Los levantamientos violentos más claros que hemos tenido en España han sido el 23F y el 18 de julio del 36 con el levantamiento de Mola, Franco y otros generales. En el supuesto de la declaración de independencia de Cataluña no concurre, aunque pueda haber otros delitos, de hecho hay indicios contra el Govern catalán y contra la mesa del Parlament por prevaricación, desobediencia y malversación, pero esto no significa que pueda encajar en el delito de rebelión, que en algunos supuestos puede llegar hasta treinta años de prisión.

El dolor ante la corrupción y los recortes sociales ha sido desviado. La más astuta anestesia siempre fue buscar un enemigo común.

Querría una interpretación extensiva como la del artículo 155 para el 35 (derecho al trabajo digno), 47 (derecho a la vivienda), o 14 (igualdad de género).

¿Por qué la agricultura o la sanidad catalanas van a gestionarse desde Madrid? Es dudoso que eso lo diga la Constitución o el artículo 155.

Los que reclamamos diálogo seguimos perdiendo sin parar ante la intransigencia de unos y otros. Y vamos de cabeza al desastre colectivo.

No es libertad de expresión de ideas irrumpir con máscaras intimidatorias ante un domicilio con menores. No al acoso fascista a Mónica Oltra.

Se acaba el juicio de Gürtel, el caso más grave de corrupción, y eso pasa desapercibido por razones misteriosas. Quizás no sean tan misteriosas.

Escucho a destacados políticos que hay que ilegalizar a quienes tengan ideas independentistas y veo el retorno de la España que da miedo.

Las crisis aparecen si lo antiguo no funciona y lo nuevo no acaba de surgir. Pero los saltos al abismo son irreversibles. Hablen y solucionen.

Todas las medidas del Gobierno llevaban inexorablemente al uso de hoy de la fuerza policial. La política debe ser algo más que repartir palos.

Las inquietantes imágenes del 1-O revelan el fracaso de la política y de los políticos. Dura lección y día muy triste para nuestra democracia.

Un fiscal general puesto por el Gobierno y reprobado en el parlamento por partidismo debe actuar con más proporción y sin limitar libertades.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *