Ben, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 88, Opinión
Deje un comentario

Mientras miramos para otro lado

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Ben. Viernes, 1 de diciembre de 2017

@JoaquimBoschGra

Mientras nos hacen mirar hacia otros lados, siguen ocurriendo cosas muy importantes. Aumentan las muertes en accidentes laborales hasta niveles máximos, a causa de la precariedad. Un dato del que apenas se habla, más allá de los familiares afectados, y que vemos en los juzgados. Por otro lado, un reciente informe oficial sitúa a nuestro país a la cola de la Unión Europea en materia de desigualdad social, al analizar parámetros como exclusión, riesgo de pobreza, tasa de paro e insuficiencia del gasto social. Al mismo tiempo, las grandes empresas del IBEX obtienen más beneficios que nunca, pero los poderes públicos no aplican instrumentos de redistribución. Siguen pasando cosas, pero no siempre se nos cuentan.

Necesitamos mucha más implicación educativa, social, policial, judicial y política, porque la actual no está reduciendo el maltrato ni los asesinatos. La indiferencia hacia la violencia machista es el mejor apoyo a los agresores.

A partir de las imágenes, el tribunal del caso de La Manada va a tener pocas dudas en determinar si hubo agresión sexual o relación consentida. Para decidirlo no hace falta ni saber derecho, sino únicamente tener sensibilidad humana.

607 trabajadores murieron en 2016 por accidente laboral y en 2017 también vamos camino de superar cifras máximas. Pero nadie asume ser responsable de ese resultado de la precariedad, la falta de protección social y la pérdida de derechos laborales.

He tenido que comprarme una lupa para aumentar la letra de numerosos contratos de préstamo. Si yo no lo podía leer bien en el juzgado, ¿cómo iban a leerlo los consumidores al firmar? ¿Por qué ningún organismo supervisa estas malas prácticas de las entidades financieras?

El ministro Catalá arremete sin argumentos contra los jueces por acordar que el PP se siente en el banquillo por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas. Más bien podría aclarar si él logró que se nombraran los fiscales que quería Ignacio González, ya que sí se nombraron.

A los juzgados solo llega un porcentaje pequeño de todos los delitos verdaderamente cometidos. Por eso sabemos que la corrupción conocida es solo la punta del iceberg de la corrupción real.

El Tribunal Supremo no acuerda prisión provisional incondicional para la mesa del Parlament. Aquí la cárcel siempre es excepcional, aunque algunos discursos políticos confunden la justicia con la venganza.

La imparcialidad institucional se tambalea cuando un investigado por corrupción puede elegir al fiscal de su caso.

*****

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *