Artsenal, Humor Gráfico, Número 87, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

Aforismos tras la república

Por Tonino Guitián / Ilustración: Artsenal. Viernes, 17 de noviembre de 2017

@toninote

¿Conoces a todos tus enemigos? Desde luego que sí. Cada día quedamos en algún lugar distinto para hablar de nuestras cosas: en el trabajo, en el vecindario, a través de los medios de comunicación, Internet o en un bar. Solemos bromear y contarnos lo muy enemistados que estamos. Tengo unos enemigos buenísimos a los que guardo un cariño entrañable.

Chiquito de la Calzada recuperó para el gran público las raíces del humor surrealista, tan denostado a favor del humor masticable, hasta un punto tan personal que todo el mundo pudo compaginarlo con la vida real de este país y copiarlo ad aeternum.

A mí, lo único que me preocupa del problema independentista, es la falta de independencia judicial.

A mí, lo único que me preocupa del problema independentista, es la falta de independencia periodística.

Ayer quedé fascinado por las opiniones de Ana Obregón sobre Cataluña en la televisión, pero no me acuerdo qué dijo. ¿Alguien estuvo atento?

Anoche me tranquilizó mucho un careo entre un señor que le decía a otro que no tenía ni idea de lo que había hecho y este le respondía que no tenía ni idea de lo que iba a hacer.

La gente de este país tiene más mala leche que convencimiento político.

Tanto llamarlo el procés tanto llamarlo el procés, pues hala, toma procés.

Un año después de su victoria, Donald Trump preside unos Estados Unidos con el corazón roto en dos mitades que no se hablan la una con la otra.

Sólo cuando hayas dejado de amar y detestar, quizás puedas entenderlo todo claramente.

Tanta incertidumbre en el arte… yo no quería ser matemático: prefiero un milagro.

Si se amontona, hasta el polvo puede acabar formando una montaña.

Tengo un Spotify en mi casa, ¿por dónde ha entrado?, ¿qué quiere de mí?, ¿quién es en realidad?, ¿a qué ha venido y para cuánto tiempo?

Paradójicamente, lo único que ahora encuentro fiable con respecto a los años ochenta es el sistema operativo.

Como en Sister Act, confieso que yo me hice monje para escapar, pero no de un gánster, sino de la imbecilidad. Concretamente, de una imbecilidad. Una imbecilidad engendrada en mí y que sólo podía disiparse con una insensatez mayor.

All I want for Christmas es que me dejes en paz.

Una vez, me crucé con Kevin Spacey en el baño, y me sentí todo vejado.

Me llamo Andrés y me comprometo a darle la mejor solución de Movistar para sus problemas: cambiar el mundo, convertirle en Miss Universo.

Nacido en el cuerpo, el país, el continente, el mundo y la galaxia equivocados.

Van mis pensamientos hacia todos los que, aunque están muertos, me ayudan a vivir.

¡Anda y métete tu Carpe Diem por donde te quepa, que estoy profundizando!

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *