El Petardo, Humor Gráfico, Número 85, Opinión, Tonino Guitián
Deje un comentario

En medio de un oasis turbulento

Por Tonino  Guitián / Viñeta: El  Petardo. Viernes, 20 de octubre de 2017

@toninote

Un buen alcalde. Ayer, durante la gala de la Mostra de Cine de València, el ex alcalde Ricard Pérez Casado entregó el premio Pont del Mediterràni a Lucien Castela. Pérez Casado es –o lo es ahora, ya que no lo conocí en su época de alcalde– una persona culta, sensible, inteligente y afable. Estas virtudes son, sin duda, las que le han mantenido en un peculiar olvido para muchos habitantes de esta ciudad que prefiere la campechanía a la afabilidad, los listos a los inteligentes, la espectacularidad a la sensibilidad y un cierto folklore mezclado con tendencias de moda en la cultura. No se explica de otro modo que su labor como renovador de la ciudad de Valencia en los años ochenta o en ámbitos sociales como la preparación y supervisión de las elecciones municipales en Mostar (Bosnia-Herzegovina) no sean conocidas, quedando sepultadas las bondades de algunas personas de buen nombre en el fango en el que muchas veces se coloca a los políticos.

Esteladas y rojigualdas. Los que conocemos de cerca el tema de los misóginos, homófobos, xenófobos, fanáticos religiosos, amantes de la represión, narcisistas, autoritarios agresivos, abusadores y habitantes del mundo de la frustración y de no mirarse a uno mismo para saber quién eres, intuimos que lo de la unidad y las banderitas es un muy lejano segundo plano usado como excusa.

Dos Españas o incluso más. Estamos condenados a centralistas y autonomistas, rojos y azules, Real Madrid y Barça. Se pelea, pero no estamos hablando nunca de un país.

155. Cuando cumplir la Constitución puede suponer incumplir la Constitución.

Discriminación. “Ellos dicen puta, pero jamás dirán putero. De eso se trata”.

La ley. Cuando las personas cruzan la línea roja imaginaria que creamos y que cada uno la pone donde le parece, se acabó.

Exaltados. La única diferencia entre un bocazas insensible y un revolucionario suicida es que el primero no tiene nada que perder.

Lo supremo y lo mínimo. La única diferencia entre Dios y el Ratón Pérez es que Pérez siempre me ponía una moneda bajo la almohada.

Viendo la tele. La libertad guiando a Intereconomía. Pronto con traje regional.

Burguesía: conjunto de individuos inconformes con lo que tienen y satisfechos de lo que son.

Recuerdos. Hoy hubiera sido el cumpleaños de mi madre quien, respecto a lo de la genuflexión en misa, opinaba que “eso de la sumisión ya es muy antiguo”.

La manifestación de la pereza del corazón disfrazada de entusiasmo para ocultar que cada paso en la vida es un paso hacia la muerte. Y encima, dan consejos prácticos sobre cómo se tiene que ser.

La paletoterapia es un revolucionario método que, al someter al paciente en un ambiente de paletos, éste empieza a desarrollar poderes sobrenaturales como un gusto delicado y exquisito, una amabilidad desbordante y un amor por la inteligencia que le aboca directamente al suicidio social.

Remakes. “Creo que el guionista de Blade Runner II se debe haber leído el libro de Pilar Primo de Rivera para crear el personaje principal femenino”.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@petardohuelva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *