Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Manuel Tirado Guevara, Número 85, Opinión
Deje un comentario

Cuando mi padre leía El País

Por Manuel Tirado Guevara / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Viernes, 20 de octubre de 2017

@manologandi

Hoy en día es muy difícil discernir la verdad a través de los medios de comunicación tradicionales. Desgraciadamente los reductos donde la información y la opinión son libres y no están condicionadas por grupos de poder son ínfimos. Con este panorama, la ciudadanía se encuentra perdida entre la gran cantidad de adoctrinamiento que nos hacen “mamar” desde los medios tradicionales y apegados al poder.

Pero la manipulación informativa que sufrimos hoy en día, en algunos casos, puede volverse contra ella misma. Os voy a contar una historia para que me podáis entender mejor.

Mi padre, un trabajador del metal, que como saben fue un sector muy importante de la lucha obrera en los primeros años de la “Santa Transición”, allá por los ochenta, llegaba a la playa en esos domingos de tortilla de patatas y pechugas empanadas en el maravilloso litoral onubense y abría el El País bajo la sombrilla y se sentía orgulloso de reconocerse en un periódico con el que se sentía identificado porque contaba “su verdad”, porque hablaba de “su lucha”. Una lucha de mejores salarios y de dignificación de la clase obrera.

Cuando a nuestro lado se ponía un señor leyendo el ABC, con un puro humeante en la boca y bañador con el cocodrilo de Lacoste estampado en la su pierna derecha, me decía: “Manolillo. Este no es de los nuestros. Este es de los que mandan, de los que manejan el cotarro, de los que seguro tendrán un chalet a pie de playa conseguido a base de explotar al trabajador”. Quizá la frase de mi padre era un tanto exagerada. Pero ahora, con la distancia del tiempo, me he dado cuenta que allá por los años ochenta, llevar un periódico u otro bajo el brazo, te definía ideológicamente y tenías la sensación de pertenecer a una clase social, a una parte de la sociedad de izquierdas y progresista que había luchado en los tajos y en las calles porque las cosas en este país cambiaran, muchas veces a golpe de porra de los grises.

Como pueden imaginar mi padre era socialista hasta la médula. Mi padre era de esos socialistas que defendían el estado del bienestar a muerte, adalides del progresismo y de la lucha sindical, de los admiradores de Felipe González y de los que idolatraban a Alfonso Guerra como si fuese un gurú que cada vez que abría la boca se separaban los mares y brotaba maná de las piedras secas. Mi padre era un obrero que casi sin recibir educación ninguna se leía El País todos los domingos como si fuese La Biblia.

Como todo ortodoxo de una religión, a mi padre le costó mucho trabajo reconocer que su Dios no era el verdadero y que la prensa en la que había confiado, ahora lo traicionaba y se ponía del lado del enemigo. Una prensa y un partido, el PSOE, que se aliaban con la derecha y un periódico, como El País, que ya no hablaba de “sus cosas” y en el que ya no se reconocía. Silenciosamente dejó de llevarlo bajo el brazo y ahora los domingos a la playa prefiere leer el Marca.

La historia de mi padre es la de miles de españoles, gente de izquierda que nunca pensaron que su periódico se iba a vender al poderoso caballero y sobre todo que el partido por el que se habían dejado la piel, el PSOE, que consideraban suyo, como parte de su familia, dejó de representarles.

Mi padre no tiene Facebook, ni Twitter, ni campea por las redes sociales. Ya jubilado va al hogar del pensionista de mi pueblo y trata de informarse lo mejor que puede, pero eso sí, se negó hace mucho tiempo a abrir El País porque se siente defraudado por su línea editorial y por su discurso. Ustedes lo saben, no hay peor sentimiento que la decepción y la frustración.

El colmo, me dijo mi padre, fue cuando escuchó a Cebrián, el que dirigía el cotarro, en una entrevista para El Mundo, decir sin pudor alguno, que lo que ha hecho la Ley de Memoria Histórica en este país es generar “conflictos y problemas”. Mi padre en seguida se puso a pensar en amigos suyos cuyos padres y abuelos estaban enterrados en cunetas, gente de la UGT y del PSOE que habían dado su vida por la libertad, por la República y le entró un “retortijón” en el cuerpo –como se dice por aquí abajo– que para qué os voy a contar.

Eso nunca se lo perdonará mi padre a El País, al que era “su periódico”. Eso y haberse convertido en un medio más de la máquina de fango que hace que la información en este trozo de planeta sea cada vez más sectaria y que sólo entienda de una cosa: de dinero y de defender a los que, como decía mi padre, “manejan el cotarro a su antojo”.

A veces me reconoce, mientras estamos tomando un tinto de verano bajo la sombrilla en cualquier playa de Huelva, que echa de menos a los suyos. Echa de menos que la prensa defienda a los de siempre, a los humildes, a los que Galeano llamó los invisibles, que por cierto, seguimos siendo todavía la gran mayoría.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *