Humor Gráfico, Iñaki y Frenchy, Número 82, Opinión, Rosa Regàs
Deje un comentario

Somos como somos

Por Rosa Regàs / Viñeta: Iñaki y Frenchy. Viernes, 8 de septiembre de 2017

@rosaregas

Decía Kapuscinski que un país que ha vivido muchos años en dictadura necesita otros cien para recuperar la normalidad. Nosotros, bajo el látigo de militares o el cetro de monarquías absolutas, hemos vivido en dictadura durante toda nuestra Historia, descontando el año que duró la Primera República, los cinco de la Segunda y los casi cuarenta de la reciente democracia recuperada del franquismo. Pienso en ello cada vez que reaccionamos en masa ante un acontecimiento político o social.

Por ejemplo, cuando Rajoy necesitó unos votos para dar la presidencia del Congreso de los Diputados a Ana Pastor, los encontró ¡oh sorpresa! en los nacionalistas, los odiados e incomprendidos nacionalistas que, a cambio, recibirán lo que no han podido conseguir ni por la legalidad ni por los votos. Y aquí no pasa nada. No solo nadie protestó sino que los medios catalanes, al menos en titulares, no lo criticaron y apenas lo comentaron.

Dicen los independentistas que nosotros, los catalanes, no tenemos nada que ver con los españoles y sin embargo, no perdemos la ocasión de demostrar que somos iguales en todo.

¿Acaso el inesperado voto masivo que hizo recuperar el poder a Mas no se parecía en todo al inesperado voto masivo que hizo recuperar el poder a Rajoy? ¿No estaban uno y otro manchados por la corrupción de su partido y la obediencia ciega a las soluciones de la Troika que exigía unos recortes sociales desconocidos en años y que ambos aplicaron en España con un entusiasmo que hizo nacer la esperanza de destronarlos, falsa en ambos casos?

Hace unos meses, corría el rumor de un acuerdo entre Mas y Rajoy en el sentido de que si el primero rebajaba el tono del independentismo, el segundo dejaría sin juicio ni castigo al fundador de CiU, Jordi Pujol, a sus descendientes y a sus allegados imputados o al borde de serlo, además de dar las clásicas ayudas económicas y políticas al partido convergente ya en coma en tiempos del acuerdo. ¡No es posible!, decían unos. ¡Una calumnia más de Madrid!, decían otros.

Pero ha pasado el tiempo y los antiguos aliados se reencuentran con sus acuerdos, ajenos a las falsas ideologías defendidas recientemente que los situaban en un enfrentamiento mortal. Todo esto ante el silencio de catalanes independentistas y de una buena parte del electorado, votara o no votara en su momento al PP.

Y nos quedaba aún por ver quién le daría a Rajoy los votos que necesitaba para ser investido, por más que el PP se empeñara en insistir que no pediría ayuda a Mas.

Si todo esto es normal ¡que venga Dios y lo vea!

Y es que españoles y catalanes somos como somos y tal vez sea cierto que al menos en política, lo único que nos separa no sea el idioma, como dicen que dijo Churchil de británicos y norteamericanos, sino solo la música con que hablamos nuestras lenguas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

IÑAKI Y FRENCHY

@inakiyfrenchy76

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *