Artsenal, Humor Gráfico, Número 83, Opinión, Xavier Latorre
1 comentario

Rajoy y la fábrica de independentistas

Por Xavier Latorre / Viñeta: Artsenal. Viernes, 22 de septiembre de 2017

Xavier Latorre

El desafío soberanista puede estampar a Rajoy contra las rocas del acantilado catalán. Su ‘No a Cataluña’ le supondrá durante años a Rajoy el mismo descrédito que el ‘No a la Guerra’ sigue erosionando todavía la figura de Aznar. La soberbia de ambos les ha condenado a perpetuidad. El temerario Rajoy ha cavado su tumba política, ha dilapidado su imagen exterior y ha puesto en solfa, de forma caprichosa, el pack entero de la Transición, la Constitución y la Monarquía. Es un tipo inconsciente porque ha conducido a Cataluña a un callejón sin salida. Su dominio de los tiempos, que antes le funcionaba, ahora le ha llevado a la prórroga, a los penaltis, le ha situado al borde del abismo institucional. Es un tipo cínico, cursi, superficial y testarudo. Contentos tendrá a los del IBEX 35 por su negativa a sentarse a hablar, a ofrecer propuestas viables o a tener alguna vez un gesto auténtico de cariño para con los catalanes. Por eso allí no se come una rosca. Mucho hablar de forma prepotente y amenazante, pero en ese campo de juego siempre pierde por goleada: sobre un millar de alcaldías catalanas solo tiene una, una e insignificante, insustancial. La temida CUP, antisistema, tiene dieciséis varas de mando, ya ven. En el tema catalán, el líder de los populares se ha mostrado un negado, un torpe, mostrando actitudes chulescas y provocadoras que han alimentado, día a día, la causa del independentismo.

El Modelo Rajoy de político, con un fondo de armario de vaguedades extensísimo, reiterativo y con un desmesurado afán recaudador de votos a costa del vecino catalán, se ha agotado por completo. A ese caducado servidor público ya le quedan pocas existencias argumentales para seguir arremetiendo contra Cataluña y así poder hacer caja electoral en el resto de España. Algunos de sus propios votantes se ponen las manos en la cabeza sobre la envergadura que ha adquirido ese conflicto territorial. Ha sido un excelente gerente de la factoría independentista. Cuando se vaya habrá dejado un problema gordo enquistado durante toda una generación como mínimo. ¡Magistral jugada! Gracias a su liderazgo, puede que hasta Messi sea ya uno más de “ellos”.

La prueba de que se la ido la mano a Rajoy es lo calladita que está últimamente Soraya Saénz de Santamaría. Su vice ha bajado la persiana de las declaraciones públicas, ha dejado de ir por Barcelona a merendar y de lanzar mensajes conciliadores. Lo que hizo fue soltar dos exabruptos y, punto y seguido, desaparecer del mapa, refugiarse en su búnker y hacer novillos. A los suyos los debe considerar unos ineptos del copón. Está harta, y no sabe cómo recomponer el embrollo. Los independentistas deben haber ganado alguna batalla importante, a pesar de su derrota formal, porque la vicepresidenta parece como si pidiera un tiempo muerto, como si alzara la bandera blanca. Toda Europa los mira estupefactos.

Gracias a los desplantes del PP, la fabricación en serie de independentistas en serio (Rajoy S.A.) ha crecido con fuerza. Aquella lamentable recogida masiva de firmas contra el Estatut en Puertollano, Calatayud, Aranda del Duero o Don Benito propició la Madre de todo el separatismo: ha movilizado a montones de ciudadanos catalanes, ha llenado las calles hasta la bandera o han llenado de banderas la calle, tanto da. Prohibir votar, prohibir a la gente que decida su futuro, incluso decirlo en voz alta, es hoy día incongruente, poco democrático. Muchos españoles, incluido quizá Felipe VI, están ya hartos de Rajoy por el lío sideral en que les ha metido por la cara.  Muchos se van a quemar en este brete, los promotores catalanes del fallido referéndum están siendo, sin duda, los más damnificados, pero algunos próximos a Rajoy también se van a chamuscar en esta historia de desencuentros. ¿Por qué el juez ordena solo la detención de segundones? ¿No se atreve a enchironar a los líderes del secesionismo? Ahora el gobierno central tiene miedo a cagarla del todo; lo hubiera podido pensar antes. Después del descarrilamiento habrá que cuantificar las víctimas de tanto estropicio. Ya no les bastará el Corredor Mediterráneo o la Agencia Europea del Medicamento para pacificar Cataluña; han perdido el tren de esa historia. Las soluciones son escasas. Industrias Rajoy ha hecho crecer el independentismo como la espuma, sus números arrojan un balance de situación tremendo. Hay lo que hay. Cosas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

1 Kommentare

  1. Maribel D`Amato dicen

    Aun no comprendo como podemos estar presidenciales por semejante personaje. Me indigna pensar que, ademas de disléxico, sea tan prepotente. Y, al catalán, como no es capaz de convencerlo de un dialogo conciliador. ¿ A donde nos va a llevar esto a los que pagamos tanta insensatez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *