Viajes, Víctor J. Maicas
Deje un comentario

El Yucatán y las huellas mayas

Por Víctor J. Maicas. Jueves, 17 de agosto de 2017

     Viajes

Posiblemente habrá pocos lugares en el mundo que gocen de tantos y tan variados atractivos para el visitante como es el caso de la península del Yucatán, en México.

Playas paradisíacas, manglares, frondosos bosques, el encanto de la arquitectura colonial que se puede observar en ciudades como por ejemplo Mérida y Valladolid, pero, sobre todo, su tesoro más preciado que no es otro que las innumerables huellas que dejó aquella enigmática y esplendorosa cultura maya.

Chichén Itzá y Tulum son sus dos joyas por excelencia, dos lugares en donde se puede llegar a apreciar la grandeza que llegó a tener aquel pueblo. En el primero, en Chichén Itzá, podrán admirar una de las pirámides mejor conservadas del planeta. Hagan un esfuerzo y suban a su cumbre (si es que en la actualidad todavía está permitida su escalada, ya que yo la visité hace aproximadamente dos décadas), puesto que desde allí podrán contemplar no solo el frondoso bosque que rodea a estas ruinas, sino el resto de edificaciones que forman parte de este recinto como por ejemplo el Observatorio o el Juego de Pelota, entre muchos otros monumentos.

Por supuesto, para visitar estas ruinas yo les recomendaría que contaran con las explicaciones de un buen guía, ya que las historias que les relatará sin lugar a dudas les encandilarán. Les hablará posiblemente de las predicciones mayas, de su astrología, de cómo en cada equinoccio los rayos solares penetran milimétricamente en las oberturas realizadas en la cúspide de la gran pirámide. También les hablará de sus costumbres y de sus tradiciones, y de aquel juego de pelota que, según algunos expertos en la materia, acababa con la vida del vencedor puesto que era todo un honor morir sacrificado o en el campo de batalla (aunque existen algunas otras teorías acerca del desenlace de este juego, pues mientras hay quien incluso opina que era tanto el equipo vencedor como el vencido quienes eran sacrificados, otros afirman que a quienes se sacrificaba a la conclusión del mismo era a esclavos o a prisioneros de guerra).

Pero anécdotas y leyendas aparte, les recomiendo que no dejen de visitar estas ruinas de Chichén Itzá como tampoco las de Tulum, pues la espectacularidad de estas últimas junto al mar las hace únicas e incomparables. No obstante, y como decía al principio de este artículo, en la península del Yucatán además de cultura también encontrarán naturaleza. Muy cerca de Tulum, en Xel-Há, no olviden visitar esa especie de acuario natural que nos ofrece dicho lugar puesto que la naturaleza les sorprenderá por su exuberancia y esplendor. Adéntrense por los senderos de la selva y báñense en algunos de los recovecos del río, ya que un sinfín de peces de mil colores nadarán a su lado sin que su presencia los ahuyente.

Yacimiento maya de Tulum. Templo de las pinturas

Disfruten también de las playas de Cancún pero les recomendaría visitar las menos turísticas, pues allí encontrarán a la amable población local que, lejos de extender sus cuerpos sobre la arena, se refugian del sol bajo los árboles pues supongo que su piel, ya morena de por sí, no necesita una sobrecarga de rayos ultravioleta penetrando por sus poros. Y una recomendación especial: acérquense en barco hasta la cercana Isla Mujeres, un curioso lugar en donde su encanto les maravillará. Sus playas parecen salidas del jardín del Edén, mientras que sus casas adornadas con todos los colores del arco iris les transmitirán alegría y ganas de vivir.

Evidentemente en la península del Yucatán encontrarán muchos más encantos que los que se pueden describir en un artículo, pero para acabar, mi última recomendación sería que no se olvidaran de disfrutar de la singular belleza que la arquitectura colonial nos muestra en  ciudades como, por ejemplo, las anteriormente citadas Mérida y Valladolid. ¡Ah!, y no se olviden de lo más importante, que sin lugar a dudas es hablar con sus gentes, pues su trato en líneas generales es, además de exquisito, de una gran amabilidad y encanto.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Víctor J. Maicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *