El Petardo, Humor Gráfico, Número 80, Opinión, Rosa Palo
Deje un comentario

Pipí

Por Rosa Palo / Viñeta: El Petardo. Viernes, 7 de julio de 2017

@Ebaezan

Estamos malamente. Más desatados que Terelu sin braga faja, más locos que Felipe Juan Froilán de Todos los Pijos en un concierto de Taburete. Tan idos y tan desquiciados nos hallamos que nuestros amadísimos próceres han de velar por nosotros y regular todos los aspectos de nuestra vida, desde lo que bebemos hasta lo que meamos: sin ir más lejos, a los veraneantes de la playa murciana de San Pedro del Pinatar los van a multar con 750 euros de vellón cuando los pillen orinando en el agua. Acabáramos: a no ser que contraten a la Sirenita o resuciten a Jacques Cousteau, ya me contarán ustedes cómo van a averiguar si uno mea o no bajo el mar. Pero es que regular hasta el absurdo y tratarnos como a niños (o como a delincuentes, o como a imbéciles) es la tendencia general. Lo decía Tolstói: “Es más fácil hacer leyes que gobernar”. Y así todo.

La que me preocupa es Mercedes Milá, que ella es muy de cagarse y mearse en la playa. “El que no ha ido al mar y no ha tratado de cagar dentro del mar, no sabe lo que es la vida”, dice. Quien sí lo sabe es Amador Mohedano, el hermanísimo de Rocío Jurado al que pillaron cagando en una playa de Chipiona. Me lo veo venir: en cuanto estos dos asomen el morro por la playa murciana, los fusilan al amanecer. Como a Ernesto de Hannover, otro que tal mea, que el güelfo tuvo los santos perendengues de orinarse en la pared del pabellón turco de la muestra universal de Hannover y de crear un conflicto internacional que me río yo de la caída del Imperio Otomano. Y que no se enteren tampoco de que Bárbara Rey se hizo pis en el escenario mientras representaba una obra de teatro y se metió entre bambalinas a secarse el mismísimo con el telón. O de que Mari Tere Campos se orinó encima haciendo un programa con Hermida. Es lo que tenemos la señoras mayores, que perdemos la vergüenza, el pipí y las gafas de cerca en un plisplás: qué quieren, si somos de muelle flojo y salimos a cuatro paquetes de Tena Lady al mes. Pero a lo que vamos, que una no ha venido aquí a hablar de su incontinencia urinaria: tenemos sobredosis de normas y ordenanzas. A lo mejor lo que hace falta es que tengamos mayor respeto por nosotros mismos, por los demás y por el entorno, y eso se consigue con más educación, no con más regulación. Yo, por si acaso, este año me voy a ir a veranear sondada de casa. Y me gasto los 750 euros que me ahorro de la multa en operarme el suelo pélvico, que falta me hace.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@petardohuelva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *