Ben, Humor Gráfico, Maya Correas, Número 80, Opinión
Deje un comentario

Mundo de cínicos

Por Maya Correas / Viñeta: Ben. Viernes, 7 de julio de 2017

Maya Correas

Blanco y en botella. Hará un tiempo tuve una discusión agria en Facebook por afirmar dos cosas: Felipe González tenía nómina de la CIA y lazos con los empleados de esa organización. González es un tipo con mucha labia y poco escrúpulo al servicio de los bandidos internacionales. Los dados venían marcados para este país. Y la señora se puso hecha un basilisco. Pues se pongan como se pongan, la verdad es así de fea.

Asunción Mendieta enterró al fin, ocho décadas después y con la dignidad que se merecía, los huesos de su padre. Ha sido gracias a una jueza argentina y al apoyo de su familia. Vivimos en un país cínico e infame lleno de hipócritas católicos sin corazón. Así será mientras sigan gobernando ellos, los fascistas.

Noto desde hace un tiempo una caza de brujas hacia todo el que no se ajuste a unos moldes. Hay que ser políticamente correcto y aullar con lobos formateados. Repetir las mismas consignas aunque vayan en contra del sentido común más elemental. Defender lo indefendible, por ejemplo la corrupción humana so pena de ser tachada de “facha” o puritana o no sé cuantas cosas más. Yo soy bruja y bruja seguiré y al que no le convenga, nadie le obliga a leerme. Qué pena de humanidad. A un compañero lo han bloqueado en un grupo de Facebook porque no se ajusta a la definición de Wikipedia. Claro, con semejante fuente de sabiduría, para qué queremos tanta biblioteca y tanto libro…

Me están llamando de todo en el perfil de un “faceamigo” por no apoyar la prostitución ni la pornografía. ¿Qué queréis? No apoyo la deshumanización ni la aberración. Tampoco apoyo los vientres de alquiler y la compra de niños por lo mismo. Lo que me entristece es que muchos no sean capaces de verlo y hablen de elección y libertad.

Elton John y la maternidad subrogada. Lo dije hace unos meses. Lo vuelvo a decir ahora. Muchos prefieren cerrar los ojos al horror. Todo se compra y se vende, la vida humana fresca vale menos que un coche de gama media. Las barreras al horror van cayendo una a una, allí nos dirigimos derechitos. Cualquier deseo, el del enfermo, el del obseso, el del bobo, tiene su nicho de mercado.

¿Le sobra el dinero? ¡Dese un caprichín hombre! Total, es casi como comprar un coche de gama alta. Cómprese un cachorrito humano con sus genes. Nuestras fábricas se lo facilitan todo con garantía. Úteros sanos y limpios. Claro que puede irse a Nigeria, allí es más barato y las ponedoras viven en esclavitud, pero estas de aquí son blancas y de ojos azules. Anda hombre, atrévase, que todo el mundo tiene derecho a ser papi o mami, faltaría. Las que no tienen derechos son las mujeres pobres. Esas que se jodan.

Una conocida periodista francesa (que no es de izquierdas) analiza el papel de dos supuestos benefactores Amancio Ortega y Bill Gates. Ambos hacen acopio de dinero usando ingeniería fiscal y algunos paraísos, pero luego postulan a obras de caridad. Ambos se ponen por encima de los estados para solucionar problemas públicos y mandan su mensaje particular: los estados no sirven. Los que valen son los superhombres iluminados que se alzan por encima de las naciones y saben lo que la gente necesita sin preguntar siquiera. Un nuevo tipo de fascismo disfrazado de filantropía. Poned el traductor, merece la pena.

Dinamarca. Inauguración del primer prostíbulo para zoófilos. Una condición: que el animal no sufra… Luego nos dirán que el animal consiente. Qué asco de mundo que pare a tantos tarados y sofistas repugnantes.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@BenBrutalplanet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *