Internacional, Julia Castro
Deje un comentario

Mosul: escombros, olvido y cadáveres abandonados tras la liberación

Por Redacción de Gurb / Foto: Agencias. Jueves, 13 de julio de 2017

Internacional

Dos días después del anuncio de la liberación de Mosul, los enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y los últimos combatientes del grupo yihadista Estado Islámico continúan en el casco antiguo de la ciudad. El oficial Hazem al Bahadli, comandante de la Brigada Salah al Din, integrada en el cuerpo de Fuerzas Antiterroristas, aseguró que en varias horas los hombres de esta unidad mataron a siete “terroristas” y detuvieron a cinco.

Un residente de la zona de Al Faruq, en el interior de la zona antigua, Abu Ali, aseguró a Efe que centenares de familias han perdido la vida y están sepultadas bajo los escombros de las viviendas bombardeadas. Ali, de 58 años de edad, explicó que es difícil rescatar esos cuerpos, debido a que las callejuelas son estrechas y los bombardeos se repiten, por lo que los equipos de rescate no pueden o temen acercarse. Este residente responsabilizó de esta “catástrofe” no sólo al ISIS, sino también al Gobierno iraquí, porque este último debe proteger a los civiles y sus propiedades.

Ali aseguró que la ofensiva sobre Mosul ha sido una “guerra de destrucción” y de “tierra quemada”, tal como denunció hoy también el coordinador de emergencias de Médicos Sin Fronteras (MSF), Jonathan Henry, a su regreso de esa ciudad. “La destrucción en el oeste (de Mosul) es masiva, se han destruido hospitales y los barrios están en ruinas”, aseguró, y calculó que entre 40.000 y 60.000 civiles permanecen aún en la mitad occidental de la urbe, muchos de ellos en el casco antiguo.

Una mujer que consiguió huir de la zona de combates, relató a Efe que su hijo de dos años y su madre han quedado sepultados bajo los escombros, y ahora no encuentra a su marido. “No sé dónde está mi esposo ¡por favor ayudadme a rescatarlo!”, gritó mientras lloraba y se golpeaba la cara, como muestra de duelo.

En los pasados días, un total de 75 cuerpos sin vida fueron recuperados cerca del Hospital Republicano del casco antiguo, aunque perecieron hace tiempo y no pudieron ser rescatados anteriormente. El director del Departamento de Sanidad de la provincia de Nínive –cuya capital es Mosul–, Laiz Hababa, explicó a Efe que estos no pueden acceder por la amenaza de los francotiradores del grupo Estado Islámico, que fueron los que mataron a los civiles.

Los equipos sanitarios están poniendo a punto diferentes operaciones para retirar los cadáveres de debajo de los escombros en la zona histórica, añadió Hababa, pero las calles estrechas dificultan esta labor. Por su parte, el Observatorio Iraquí de Derechos Humanos informó de que ha recibido llamadas desde el casco antiguo de los residentes, los cuales aseguraron que decenas de cadáveres siguen sepultados en las viviendas destruidas en las zonas bajo el control de las tropas y del Estado Islámico.

La batalla por la conquista total de Mosul ha entrado en su fase final. Aunque el Gobierno iraquí ha anunciado la “recuperación” de la ciudad, organizaciones humanitarias como Acción Contra el Hambre se muestran preocupadas por la situación de la población en todo el país. “Hacemos un llamamiento a los países miembros de la coalición contra el Estado Islámico y a las fuerzas iraquíes para que no hagan de esta lucha una fuente de sufrimiento extremo para los civiles que ya soportan la guerra desde hace varios años”.

Desde el inicio de las operaciones militares de oposición al Estado Islámico, la población civil se ha enfrentado a dramáticas condiciones de vida. En Ramadi, Faluya o Mosul los civiles han sido usados como escudos humanos y blanco de los francotiradores, han sufrido hambre y han estado expuestos a los incesantes bombardeos y a la artillería de la coalición y las fuerzas iraquíes.

“En las próximas semanas, en las que se producirán nuevos enfrentamientos, es imperativo que las partes en el conflicto no cometan los mismos errores. Se estima que más de 150.000 personas están atrapadas en las zonas de Hawija, Tall’Afar y Anbar, donde tendrán lugar las nuevas operaciones militares. Las poblaciones atrapadas deben recibir todo el apoyo, la seguridad y la protección necesarios”, asegura Acción Contra el Hambre en un comunicado de prensa.

Un grupo de desplazados huyen sin ropa de sus hogares con motivo de la batalla entre las fuerzas iraquíes y el Estado Islámico (EI) en el casco antiguo de Mosul

Un grupo de desplazados huyen sin ropa de sus hogares tras la batalla entre las fuerzas iraquíes y el Estado Islámico en el casco antiguo de Mosul (Ahmed Jalil / EFE)

Después de años de supervivencia bajo el Estado Islámico, miles de personas necesitan de la  ayuda internacional. Varios informes muestran que los habitantes de la ciudad han tenido que hacer frente a la  violencia diaria y a la violación sistemática de los derechos humanos básicos por parte de los actores armados, independientemente del bando al que pertenecieran, según insisten los responsables de la oenegé en Irak, donde trabajan desde el año 2013.

En todo Irak, incluyendo Mosul, las necesidades son “enormes” para todos aquellos que han tenido que abandonar sus hogares. Muchos de ellos viven en el exilio o se han visto obligados a desplazarse repetidas veces. Más de 1.750.000 personas permanecen desplazadas en los distritos del centro de Irak. Incluso en lugares libres de ISIS desde hace más de un año, no se cumplen las condiciones para permitir que regresen los desplazados voluntariamente de forma segura, además de que todavía existen numerosos restos explosivos. “No podemos esperar a que finalicen las operaciones militares para empezar a pensar en el futuro de Irak”, afirma la oenegé.

La prioridad ahora debe ser el “compromiso colectivo” para ayudar a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones y la reconciliación en el largo plazo, para lo que será necesario que “todos los actores armados hagan lo posible para proteger las vidas de la población y las infraestructuras”, así como garantizar la entrada de la asistencia humanitaria para aquellos que están o estarán atrapados por las ofensivas militares. También será imprescindible la “imparcialidad de las organizaciones humanitarias y que el espacio humanitario sea respetado  por los actores armados”. “La población civil ha de recibir protección y apoyo”, según Acción Contra el Hambre. Por último, se hace necesario que la coalición internacional y sus colaboradores garanticen que el “acceso de la población a las zonas seguras no suponga poner su vida en peligro”.

Además, la ONG local publicó un informe en el que indica que miles de civiles están atrapados en las áreas aún en manos de los yihadistas en el casco antiguo y estos no les permiten abandonar la zona. Un residente del casco antiguo, que consiguió huir pero su familia permanece dentro del barrio de Dika Birqa, dijo al Observatorio que los combatiente yihadistas  se llevan a los civiles con ellos cuando pierden terreno a manos de las fuerzas gubernamentales y se retiran.

Una niña iraquí en Mosul

Una niña iraquí en Mosul (Ahmad Al-rubaye / AFP)

Un trabajador de los servicios de emergencias llegó a las cercanías de la icónica mezquita de Al Nuri, volada por los extremistas a finales de junio, y reveló a la ONG que en la zona hay decenas de cadáveres todavía enterrados bajo los escombros y que nadie los ha rescatado. Ese mismo testigo aseguró al Observatorio que había personas vivas entre los restos de sus hogares bombardeados, pero murieron porque no fueron rescatadas a tiempo.

El casco antiguo de Mosul está formado por barrios populares y viviendas viejas y amontonadas, que se han derruido bajo el fuego de artillería pesada y de los aviones del Ejército y de la coalición internacional liderada por EE.UU. Además, la zona tiene calles estrechas por las que es difícil acceder con vehículos blindados o ambulancias, y que han sido hasta el momento un escondite ideal para los yihadistas, actualmente arrinconados en un área delimitada junto al río Tigris, en el noreste del casco antiguo.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *