Editoriales, Número 81
Deje un comentario

Editorial: No tinc por

Foto: Susana Vera (Reuters). Viernes, 18 de agosto de 2017

   Editorial

Es día de duelo, día de estar junto a las víctimas y sus familias y de mostrar una unión sin fisuras ante la barbarie yihadista. La reacción de los ciudadanos de Cataluña, y por extensión del resto del Estado, está siendo ejemplar: rabia contenida y fortaleza en la lucha contra las alimañas terroristas. El pueblo, como siempre, sabe estar a la altura y ya grita por las calles “No tinc por” (No tengo miedo), una respuesta que sobrecoge por su valentía y nobleza. Ahora falta que nuestros políticos también sepan gestionar estas horas trascendentales con la inteligencia, la moderación y la emocionalidad que requiere el momento histórico. Esperamos y confiamos que no aparezcan las medianías, las mezquindades y mediocridades a las que nos tienen acostumbrados nuestros representantes políticos. Tenemos la triste experiencia del 11M, cuando se trató de instrumentalizar a las víctimas. Debemos aprender la lección, es la hora de la razón y la dignidad, no del rédito electoral y el cortoplacismo barato. Rajoy y Puigdemont deben aparcar sus diferencias para centrarse en lo único importante: luchar con la máxima eficacia contra la locura salafista. La población necesita esa imagen de unidad, aunque se trate de una foto impostada. El proceso independentista nada tiene que ver con esta tragedia, y deberá dirimirse donde proceda y cuando toque. Hoy es hora de estar con las familias de los fallecidos y con el más de centenar de heridos para los que a partir de hoy empieza una nueva vida en la que tendrán que convivir con el trauma y el sufrimiento. Una idea debe quedar bien clara: esa maldita furgoneta que arrolló a decenas de inocentes en las Ramblas no iba dirigida contra catalanes, madrileños o vascos. Iba dirigida contra los occidentales, contra todos los occidentales. De hecho, hay fallecidos y mutilados de 34 nacionalidades distintas de todo el mundo. Habrá quien tenga la tentación de enarbolar la bandera de uno u otro país, cuando en realidad la única bandera que cabe en este asunto es la de la libertad, la de la civilización y la del ser humano como ente vivo dotado de un espíritu capaz de albergar elevados ideales y nobles sentimientos. No olvidemos una cosa: el yihadismo mata a todo aquel que no profesa la religión del odio, sin importarle su nacionalidad, su carné de identidad o su pasaporte. Metámonos esa idea en la cabeza.

Nos enfrentamos a la peor de las amenazas. Nuestros padres y abuelos tuvieron que hacer frente al zarpazo del totalitarismo del siglo XX, pero al menos tuvieron la oportunidad de alistarse y pelear contra los fascistas en pie de igualdad. A nosotros este nuevo nazismo panislámico cobarde, esta guerra invisible contra la población civil, ni siquiera nos deja la opción de defendernos, ya que nos consideran cucarachas a exterminar, corderos para el matadero, carne infiel que debe ser triturada. Mientras enterramos a nuestros muertos, conviene plantearse que no podemos caer en lo más bajo. Debemos mantenernos lejos del racismo (ya han aparecido algunas pintadas xenófobas contra la comunidad musulmana con inscripciones como “moros, vais a morir todos) y también de la neurosis colectiva que produce el miedo, unas veces fundado pero otras irracional. Hagamos nuestras vidas como siempre, con normalidad; vivamos el día a día con alegría y pasión, manteniendo el pánico a raya y demostrando a los terroristas que no les tememos. Y sobre todo no caigamos en absurdas reyertas tribales del pasado, en crispaciones por miserables motivos políticos, mientras la sombra de un terror globalizado propio del siglo XXI sigue planeando sobre nuestra cabezas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *