Artsenal, Humor Gráfico, Número 80, Opinión, Sergio Rodríguez
Deje un comentario

Cuñadísimos

Por Sergio Rodríguez / Viñeta: Artsenal. Viernes, 7 de julio de 2017

Sergio Rodríguez

Los cuñadísimos se cuidan solos a la sombra de los cuñados poderosos. Serrano Suñer, Urdangarín… Suelen estar bien alimentados y bien servidos (de todo). Incluso llegan a ser longevos: el filo nazi llegó a vivir cien años. Suelen hacer ostentación de su poderío amparado. Y deben de tener un principio de priapismo como único principio, lo que les hace caer en la chabacanería de la broma que trastoca su título regalado: Duque Empalmado o el flecha en punta libre de yugo… Y se la suda todo, dentro y fuera de la sauna, privada por supuesto, tanto si el titular del periódico dice que la Fiscalía les resta años de cárcel o se los aumenta horas después. No se aclaran estos chicos de la prensa, ni esos fiscales que no tienen que rascar. El Duque Empalmado se rascará los huevos y punto. Eso sí, cuando no lo vean, que está feo, no como el loco del chándal… Otra expresión que me ronda estos días es la de “ya-te-contaré”. Maniobra dilatoria recurrente donde las haya. Quien la utiliza pretende dilatar, demorar en el tiempo una explicación, hasta que ésta caiga en el olvido. Es como una política de andar por casa, como de Rajoy: de dejar pasar y a ver qué pasa, de esperar a que escampe. Una diplomacia cotidiana de tiempo muerto. De hecho, yo, poco a poco, voy creando mi grupo de “yamecontarán”. Por cierto, y hablando de diplomacias, hoy entrevisto a mi amigo el embajador, que además de diplomático es irónico hasta o desde la médula. En fin, ya os contaré.

No han podido perimetrar un incendio en Cataluña. No había suficiente cinta métrica.

No puede ser que el niñato de Cuéntame sea Orestes en el Teatro de Mérida. No puede ser.

Y a partir de hoy, tratados y expertos en encierros en TVE. Está un veterano explicando el recorrido en el telediario por enésima vez antes de jubilarse.

Debe de ser un trago defender al Charles Manson de Moraña.

Acaba de decir la tía de TVE que la belleza de los cuadros de Berruguete es excesiva. Mátame, camión. A continuación, Raphael. Ése sí que es excesivo.

Dicen en el telediario del PP que están echando un producto líquido antideslizante en las calles de Pamplona para que no resbalen ni toros ni corredores. No dicen si es contaminante o no.

Juncker bebe mucho. Pero dicen que los borrachos, a veces, dicen grandes verdades.

Perimetrar el fuego, la nueva tontería veraniega. Mire, ahora tiene un perímetro de una hectárea. Joder, no, ahora son dos hectáreas…

Ultimamente me ronda la palabra “texturas”. Lo mismo sirve para hablar de pintura, que de ropa, que de moda, que de gastronomía. El caso es fijarse y observar las curiosas, imprevistas, insospechadas, insólitas, originales, y siempre logradas texturas. Bueno, descontando el arroz a la cubana que me hice anoche, con una textura verdaderamente insospechada… O por lo menos la que yo no quería (huevos rotos, cuajados, arroz caótico…) Tiene cierta similitud fonética, sonora, también con “testarudas”… Y también semántica, porque no se me va de la cabeza. A ver qué texturas me toca degustar hoy.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *