Álex, Humor Gráfico, Número 81, Opinión, Rosa Palo
Deje un comentario

Calores y sudores

Por Rosa Palo / Viñeta: Álex, la mosca cojonera. Viernes, 21 de julio de 2017

@Ebaezan

Se me ha roto el aire acondicionado. Cuánta amargura, cuánta desolación y cuánto sufrimiento pueden contener tan sólo siete palabras: se-me-ha-roto-el-aire-acondicionado. Ni Monterroso es capaz de expresar tanto con tan poco.

Escribo chorreando de sudor, con la camiseta pegada al cuerpo y los muslos mojados, pero les aseguro que la imagen es tan lujuriosa como ver a Carmen de Mairena con los calores premenopáusicos. No pensaba yo que esto de ganarme el pan con el sudor de mi frente fuera tan literal. Ni tan asqueroso. “El calor es enemigo de la civilización”, decía Nietzsche. Y de la pareja, añado yo, que cuando el calor entra por la puerta, el amor salta por la ventana: mi santo está a punto de empaquetarme y de mandarme a Siberia si me vuelve a oír resoplar una vez más. Empiezo a temer por mi vida. Y por mi matrimonio. Vivo dentro de un drama sureño de Tennessee Williams, pero sin un julepe de menta que echarme al coleto. Escribo y resoplo, resoplo y escribo, y bebo agua, y fumo, y vuelvo a beber agua, y abro la ventana, y la cierro porque sólo entran mosquitos, y me ducho, y me abanico con una mano mientras escribo con la otra. Pero nada: estoy a dos grados Celsius de la deshidratación y a tres de la auto combustión. Y he vuelto a hacer ventosa con la silla. Y que me diga Alejo Carpentier cómo fue capaz de escribir Los pasos perdidos a cuarenta y cinco grados en La Habana.

Cuatro velas le he puesto ya a Nuestra Señora de la Refrigeración, a ver si me concede el milagro de materializarme, aquí y ahora, a un técnico de aire acondicionado para que acabe con mi sufrimiento. Y tres días llevo escuchando un “a ver si puedo pasarme hoy a última hora de la tarde, que tengo mucho lío”. Sólo él tiene lío, yo no, que para eso soy una señora que no tiene nada que hacer, excepto quedarse esperando en casa, como Penélope. Así que me harto y me piro. Si me necesitan, estaré en El Corte Inglés, en la sección de congelados, escribiendo entre bolsas de guisantes y pizzas cuatro quesos. Y, el verano, que se lo queden los novelistas cubanos. Y los que tienen aire acondicionado.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Alex, La Mosca Cojonera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *