Ada Colau, Artsenal, Humor Gráfico, Número 80, Opinión
Deje un comentario

El alma no está en venta

Por Ada Colau / Viñeta: Artsenal. Viernes, 7 de julio de 2017

@AdaColau

Esta última semana ha saltado a la prensa el caso de una mujer de la Barceloneta que para recuperar su piso tuvo que hacerse pasar por turista en la web AirBnB, ya que su “inquilino” lo realquilaba ilegalmente como piso turístico. Por desgracia no es un caso aislado. Hoy mismo hemos denunciado un caso muy grave, el de un exalto directivo de Airbnb (!) que también realquilaba su piso de forma ilegal. Traslado desde aquí un llamamiento a vecinos y vecinas de Barcelona: contad con el Ayuntamiento. Hemos puesto y vamos a poner todos los recursos necesarios para que se cumpla la ley. Hemos multado a Airbnb con la multa más alta que jamás se le haya puesto: 600.000 euros. Y serán 600.000 más si siguen incumpliendo la ley. Además, hemos abierto 6.000 expedientes, de ellos 3.000 sancionadores. Se han dictado 2.200 órdenes de cese de actividad. Hemos detectado 300 casos de realquiler, y hemos precintado ya 127 pisos turísticos ilegales. El problema no son los turistas ni el turismo. El problema son quienes se lucran de ello perjudicando a la mayoría. Tampoco se trata de una “guerra contra Airbnb”. Es sencillamente una batalla para hacer cumplir la ley, y Airbnb nos engaña hablando de “economía colaborativa” cuando lo que practican es una economía especulativa sin control. Es necesario seguir regulando la actividad turística para proteger lo que tiene de bueno (que es mucho) y reducir sus efectos perjudiciales. La gestión responsable del turismo es un reto global compartido por otras grandes ciudades como Nueva York, París o Amsterdam, con quienes compartimos diagnóstico y estamos dialogando para compartir soluciones. Estamos impulsando medidas valientes. Estamos plantando cara a quienes quieren especular con la ciudad y sacar beneficios rápidos a costa del bienestar presente de sus habitantes, y del futuro de la ciudad. Barcelona es una ciudad con alma: la de su gente. Y el alma ni está en venta ni tiene precio.

Paredes de cristal. Exigencia. Empatía. Escuchar y rectificar cuando es necesario. Compartir los límites y las emociones. Todo un honor caminar al lado de mujeres valientes y sensibles que no tienen miedo a expresar lo que sienten y que afrontan las dificultades de cara. Para mí, la nueva política pasa sin lugar a dudas por mantener viva esta actitud.

Vivimos tiempos intensos en Catalunya y es importante escuchar, debatir, encontrar el tiempo necesario para explicarse bien. Dar espacio a los matices y tener en cuenta la pluralidad de la sociedad catalana. Huir de los prejuicios y las simplificaciones, entender y aceptar la complejidad.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *