Aitana Castaño, Favio Fernández Long, Humor Gráfico, Número 79, Opinión
Deje un comentario

Un señor del PP

Por Aitana Castaño / Viñeta: Favio Fernández Long. Viernes, 23 de junio de 2017

@Sairutsa

Voy a contaros lo que me pasó hace meses en una conversación informal con un señor que es miembro de una ejecutiva local del PP de una ciudad importante de este país.

Él es una persona con un buen trabajo y de familia acomodada. No en plan familia Pujol ni familia Villar Mir pero bueno, clase media alta de provincias. Casoplón, coches a tutiplén. Móvil de última generación. Viajes aquí y allá. Sin tener que mirar a ver si las vacaciones le van a trastocar la cuenta corriente para pagar la luz al mes siguiente. Básicamente lo que le da la gana, que para eso el dinero es suyo.

Hablábamos de la situación laboral de los jóvenes en este país. Yo de cara a las cosas oficiales ya no soy tan joven (porque superé los 35 años) pero para este señor sí lo soy, así que en la discusión yo hablaba en primera persona en plan alegato en defensa de los sindicatos y de la lucha porque entre la inestabilidad y los sueldos paupérrimos a los que nos ha abocado la reforma laboral, no hay manera de medrar ni de estar tranquila en la vida. El me decía que exageraba y me acusó, claro, de podemita antisistema. “El problema es que tú”, señaló, “estás muy politizada por esos… y eres una roja”. Me reí mucho con esto (sobre todo me reí imaginando la cara que pondrían si lo escuchaban algunos podemitas de pro que conozco y que consideran que estoy lanzada a los brazos del capitalismo, el socialismo, el comunismo, el consumismo y alguna otra cosa que acaba en “ismo” y que ahora mismo no recuerdo, rediosismo).

Este responsable del PP tiene dos hijos en edad de merecer. Los dos están estudiando en universidades privadas que le cuestan a él una buena pasta. Nada que decir al respecto. Ca uno es ca uno y K2 una piragüa. Y además, como tengo amigos que trabajan dando clases en universidades privadas siempre pienso que está bien que existan, para que la gente pueda trabajar, dado que en las universidades públicas (recortes mediante) es cada vez más difícil entrar.

Total, que me puse espléndida y tiré de argumentario de esos que van al corazón (que es una cosa que solemos hacer mucho los periodistas porque nos gusta ponernos intensitos). Y le dije: “No entiendo cómo tú estás de acuerdo con un sistema que hará que cuando tus hijos salgan al mercado laboral vayan a tener peores condiciones de las que tuviste tú”.

Se hizo el silencio. Me miró y muy solemnemente me dijo: “Yo a mis hijos siempre les digo que lo mejor es pirarse de España. Que aquí no hay nada que hacer. Esto es todo una puta mierda”.

Yo me quedé en plan mirada intensita (que es algo que solemos hacer mucho los periodistas…, ya sabéis) y dije: “Ah, claro, ahora lo entiendo todo”.

Moraleja: Esa es, señores, la confianza que tiene un miembro del PP en lo que está haciendo su propio partido en el Gobierno de este país.

Fin de la cita.

PD: Mientras hablábamos nos estábamos tomando una caña que pagó él. Que a mí, con el sueldo que tengo, me viene fatal andar invitando.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Favio Fernández Long

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *