Maya Correas, Número 79, Opinión
Deje un comentario

Machiprogres del mundo

Por Maya Correas. Viernes, 23 de junio de 2017

Maya Correas

Cada vez lo tengo más claro. No puedo apoyar la profusión de maquinitas para el cáncer, que además sobrediagnostican o irradian. Sí puedo apoyar la prevención. Un doctor en ciencias afirma: En Francia se ha pasado de 5 kilogramos de azúcar refinado por persona y por año en los años cuarenta a 35 kilos. En Estados Unidos andan por los 70. 35 kilos son inmanejables para el organismo, 70, imposibles. En algunas zonas de China no existe ni cáncer de mama ni de próstata. No es porque los chinos tengan mejor genética, porque los que se desplazan a Occidente tienen la misma incidencia que cualquiera. Son los hábitos: pan crujiente, bollería, chucherías varias y yo añado: azúcar camuflado en la industria, leches y derivados.

A toda esta gentuza ultraliberal les pone Henry Ford, Winston Churchill o los Bush. Les pone cualquiera que tenga un estatus y unos ingresos altos y una ética muy baja… Son así ellos, pero además son tan cínicos y despectivos, que lo declaran sin rubor.

Sociedades patriarcales. En India, se estimó en 2013 que faltaban 40 millones de mujeres debido al feticidio. Es peligroso ser mujer, es peligroso ser joven y guapa. El acoso está a la orden del día, es casi una tradición y Bollywood, el mayor productor de películas del mundo, así lo refleja en sus obras. Acosar es normal y muestra de que uno no es un mariquita. La novedad es el acoso telefónico. Los números se compran: si es guapa, 400 rupias (7 euros), si es normalita 50 ¡Y a llamar! Algunas familias han optado por prohibir el móvil a las hijas, así no hay peligro de que se enamore de alguien de otra casta y se tenga que matar a la sátrapa por manchar el honor de la familia. En algunas regiones, el político de turno le quita hierro al asunto: quien no ha seguido nunca a ninguna chica, que tire la primera piedra, ¡oiga¡. En otras zonas, la solución pasa por una policía anti Romeos. Aunque en realidad se trata más bien de espiar a los novios: que no sean de clase diferente y que el galán no sea musulmán, que esos tienen mucha cara y buscan convertir a las mujeres indias al Islam. En medio de todo esto, las mujeres presas de la tradición y el patriarcado son las perjudicadas. Para variar.

Aunque me duela, porque cada uno tiene su estructura ideológica formada, y mucho, los machiprogres abundan. Los machiprogres son los machos de izquierda. Los machos de derechas son previsibles: la mujer obedece y es una santa y para todo lo demás, el lupanar o las necesitadas. El de izquierdas es que si no pasas por el aro, eres una maldita estrecha y una fascista. Más sofisticado el argumentario, y el porno es un arma de humillación de las mujeres. Porque, abramos los ojos, la prostitución y la filmación de sus actos (no nos engañemos) que es la industria de la pornografía, no es una cuestión de sexo, no. Es una clara cuestión de poder. Por eso uno de sus métodos es el sometimiento y la total humillación. Cuanto más se humilla, más pone.

Toros. Yo no entiendo esta cultura. Ni la de la pedofilia, ni la del abuso infantil, ni la del chuletón sangriento, ni la de la guerra, ni la de la muerte. ¡No me da la gana entender! El arte es vida, es sanación, es crecimiento, no asesinato.

Tres abuelas muy marchosas prueban el cannabis por primera vez. Una de ellas afirma al principio: “yo siempre pensé que era una cosa de delincuentes y gente rara”. Otra ha sentenciado después de probarlo: “es como volver a la infancia, una segunda infancia”. Yo me he reído mucho con ellas.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *