Ben, Humor Gráfico, Número 79, Opinión, Rosa Regàs
Comentarios 2

La ruta de la vergüenza

Por Rosa Regàs / Viñeta: Ben. Viernes, 23 de junio de 2017

@rosaregas

El pueblo donde vivo es una pedanía de una ciudad de 23.000 habitantes en torno a la cual irradian los pueblos nacidos en torno a las antiguas viviendas de pescadores, hoy convertidos en centros turísticos. No es una gran ciudad pero ocurren en ella acontecimientos que nos hacen sentirnos orgullosos de su desarrollo cultural, como la actual IX Biennal de Fotografía Xavier Miserachs, que además de charlas y presentaciones de libros y películas, abre sus galerías y salas a nueve extraordinarias exposiciones de fotógrafos coetáneos de Xavier Miserachs, él mismo uno de los más importantes del final del franquismo y de los años de la democracia.

Como explica el programa, “La Biennal quiere dar al público la oportunidad de descubrir a las grandes figuras de la fotografías del país, los archivos poco conocidos o inéditos, la visión de fotógrafos con trayectorias consolidadas y la de los más jóvenes que quieren abrirse paso en una profesión cada vez más precaria”.

En este mismo marco vimos el documental La ruta de la vergüenza de Òscar Pinal. La presentó el fotógrafo Ángel García, que nos habló de su experiencia acompañándolo y fotografiando a los refugiados que en septiembre de 2015 llegaban a las fronteras de Serbia, Hungría y Croacia. Sí, ya sé que conocemos el problema, pero no con la contundente realidad con que se nos mostraron las multitudes que huían de la destrucción y la muerte, ni la indiferencia de Europa que ha logrado que la situación de hoy sea mucho peor que la de hace un año: kilómetros de hombres, mujeres y niños caminando hacia una nueva frontera, durmiendo al raso rodeados de vallas entre escombros y detritus, sin agua, contenedores ni letrinas, todos habiendo dejado su hogar y su trabajo en sus países, buscando en Europa seguridad y vida, no por gusto ni por turismo sino porque no hay otro sitio a donde ir. Los codiciosos del mundo han llenado el este y el sur de Europa de guerras que provocan cientos de miles de refugiados, Afganistán, Iraq, Siria, Libia o El Yemen sin contar con los subsaharianos que, esquilmados aún por años de colonialismo, buscan refugio en Europa.

Y preguntó un asistente al final del acto: “¿Qué podemos hacer nosotros si España, teniendo autorizados 18.000 refugiados no ha dado entrada más que a 17?” Otro interviniente respondió: “Lo único que podemos hacer es no votar por la Unión Europea de hoy que se posiciona en todas las guerras maquinadas por los países más ricos sino por otra menos neoliberal que sustituya su amor al dinero por los valores sobre los que fue fundada”. Y replicó un tercero: “Y antes de esto aún, no dejarnos influir por las informaciones manipuladas y votar aquí con inteligencia a quien sea capaz de defender en todo trance los derechos humanos”.

Una pequeña ciudad, sí, pero con personas de gran lucidez.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@BenBrutalplanet

2 Kommentare

  1. Pingback: 4 visiones sobre el Premio Princesa de la Concordia 2017 a la Unión Europea – Datos a tutiplén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *