Artsenal, Humor Gráfico, Joaquim Bosch, Número 79, Opinión
Deje un comentario

Huelga en los juzgados

Por Joaquim Bosch / Viñeta: Artsenal. Viernes, 23 de junio de 2017

@JoaquimBoschGra

Los jueces españoles estamos valorando ir a la huelga ante la desastrosa gestión del ministro de Justicia, Rafael Catalá. Las cuatro asociaciones judiciales son conscientes de la gravedad de la situación y van a analizar una estrategia unitaria. Como he dicho en varias televisiones de ámbito nacional y regional, no son admisibles los ataques del poder político a la independencia judicial, en especial en asuntos de corrupción. Tampoco puede aceptarse la falta de medios y la enorme sobrecarga de procedimientos. Ni el caos que está causando la digitalización de los órganos judiciales, por la precariedad de los instrumentos informáticos. Ni el estado de muchas sedes, que no reúnen las condiciones más básicas de salubridad. Un Gobierno incapaz de acabar con insectos, ratas y goteras en los juzgados no puede resolver los graves problemas de la justicia. Y hemos empezado a decir que ya basta.

El derecho a la huelga de los jueces y las juezas no está regulado, pero tampoco prohibido legalmente. Nosotros consideramos que se trata de un derecho fundamental, por lo que no se puede interpretar nunca de forma restrictiva. En el pasado hemos llevado a cabo dos huelgas que fueron históricas, a pesar de las advertencias amenazantes de los gobiernos de turno de que no podíamos parar nuestra jornada laboral. La del año 2009 fue acompañada poco después por la dimisión del ministro Fernández Bermejo. Y la de 2013 dejó muy tocado al ministro Alberto Ruiz-Gallardón, que acabó marchándose un año más tarde, enfrentado a todos los sectores de la Justicia.

Me parece que Catalá tendría muy difícil continuar como ministro después de una huelga del sector judicial. Sería muy positivo que la abogacía también se implicara. Los letrados han expresado con claridad sus quejas por el mal resultado en el proceso de digitalización de los juzgados. Y también por la rocambolesca solución adoptada para los órganos judiciales que han de asumir el tema de las cláusulas suelo; aquí hay que agradecer las aportaciones críticas de alto nivel desde la abogacía a José Muelas y a Verónica del Carpio. Está claro que la mejora de nuestra Administración de Justicia ha de ser un objetivo común. De hecho, en las huelgas anteriores hubo plataformas conjuntas con otros sectores, porque muchos problemas son comunes.

Hoy el ministro Catalá cree que no nos atreveremos a convocar esa huelga. Lo mismo pensaban los ministros Fernandez Bermejo en 2009 y Gallardón en 2013. Que no nos atreveríamos. Incluso dijeron que seríamos sancionados por montar un huelga ilegal. Pero la hicimos. Y poco después ellos tuvieron que abandonar sus cargos. Fue inadmisible la actuación de Gallardón con los jueces suplentes. Y sus efectos todavía son visibles. No se puede apartar de un sistema judicial sobrecargado a 1.500 magistrados, porque las resoluciones que estaban dictando se tienen que dictar igualmente. Todo en los últimos años han sido recortes intolerables, pero sin ninguna inversión de relevancia. En gran parte, el derecho consiste en eso: en proteger a las partes más débiles de las relaciones jurídicas frente a los abusos de los más fuertes. Esa tendría que ser, en gran parte, la función de los jueces en la sociedad. A todos los niveles.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *