Humor Gráfico, Joaquim Bosch, L'Avi, Número 78, Opinión
Deje un comentario

Estado de Cohecho

Por Joaquim Bosch / Viñeta: L’Avi. Viernes, 9 de junio de 2017

@JoaquimBoschGra

Las instituciones clave que juzgan la corrupción no pueden estar bajo sospecha de parcialidad. Pero asistimos a una embestida del poder político para intentar condicionar los órganos judiciales, como se ha constatado en determinadas grabaciones a imputados que integran presuntas tramas corruptas. Hay nombramientos en la Fiscalía y en la Audiencia Nacional de personas vinculadas al poder político (con menos méritos, antigüedad y capacidades que otros fiscales y magistrados) que han activado todas las alarmas. Sin respeto a la separación de poderes, ni medios para los juzgados, ni firmeza contra la corrupción, podemos acabar pasando del Estado de Derecho al Estado de Cohecho. Quienes apostamos por un poder judicial fuerte, independiente e imparcial no debemos consentirlo.

Visité la fosa común de Paterna, en la que se exhuman los restos mortales de 15 personas asesinadas por la dictadura, junto a Santi Vallés, presidente de la Asociación de Familiares de las Víctimas de la fosa 113. Murieron por razones políticas, en procedimientos sin garantías perpetrados por los órganos ilegítimos del franquismo, en el contexto de graves violaciones de derechos humanos. A sus familias ni les entregaron sus cadáveres para darles digna sepultura. Pero el Gobierno sigue sin cumplir la Ley de la Memoria Histórica. Pese a los reproches de la ONU, retiró las partidas para exhumaciones, pero abona un millón de euros al año para mantener el Valle de los Caídos y la tumba del dictador. Desde Jueces para la Democracia apoyamos a los familiares de las víctimas para que obtengan verdad, justicia y reparación.

Hay políticos que objetan que Rajoy declare en persona como testigo. Pero un tribunal independiente no es un cortijo de intereses partidistas.

No es ético ni estético que un fiscal jefe Anticorrupción tenga una sociedad oculta en Panamá.

Los órganos clave en la lucha contra la corrupción no pueden ser sospechosos de parcialidad.

¿Cuántos asesinatos machistas han de producirse para que se aprueben medidas efectivas? Da miedo pensarlo, pero parece que muchos más aún.

Se está nombrando a jueces y fiscales con afinidad partidista para juzgar la corrupción.

Es sobrecogedor. Hay un asalto enorme del poder político para colocar jueces y fiscales afines en órganos decisivos que juzgan la corrupción.

Wyoming y Dani Mateo critican el Valle de los Caídos como demócratas que rechazan la dictadura.

Los bancos firmaban masivamente contratos abusivos con ancianos y las instituciones no actuaban. Nivel moral nulo.

Mal vamos si políticos imputados por corrupción piden al ministro apartar a jueces y fiscales.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

L'Avi

@AviNinotaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *