Artsenal, González de la Cuesta, Humor Gráfico, Número 79, Opinión
Deje un comentario

Dimitir no es un nombre ruso

Por José Manuel González de la Cuesta / Viñeta: Artsenal. Viernes, 23 de junio de 2017

González de la Cuesta

Aquí nadie dimite. Aquí y allí. No sé qué tiene el poder, que quien lo prueba se pega como una lapa a sus paredes y es capaz de perder la dignidad y el saber estar con tal de seguir bebiendo de ese néctar que les convierte en seres por encima del resto de los mortales. Nos venden su vicio al mando y a los oropeles de los palacios con monsergas de servicio público, de responsabilidad ante la sociedad…

Acabamos de celebrar el 40 aniversario de las elecciones del 77, una fecha grabada en la memoria de todos los que tenemos más de cincuenta años, al igual que lo fue el 14 de abril de 1931 para nuestros abuelos. En ambas fechas una corriente eléctrica de libertad recorrió la espina dorsal de la sociedad española, que reclamaba pan, justicia y libertad. A las jóvenes generaciones sumergidas en la era del ciberespacio estas palabras les sonarán viejunas, pasadas de moda, pero les quiero decir que están hoy más vigentes que nunca, que después de cuarenta años de democracia, los herederos corruptos de la derecha más rancia han vuelto a conseguir que en España vuelva a haber hambre, la justicia sólo esté al servicio de los ricos y poderosos y la libertad se haya convertido en papel mojado gracias a leyes como la “la ley mordaza”. Hoy, más que nunca, debemos recordar el 15 de junio de 1977 como una fecha que abrió muchas esperanzas a la sociedad española, para que nos impulse a celebrar, lo antes posible, otra jornada electoral que libere a España de malhechores de cuello blanco y corruptos que la están arruinando. Hoy más que nunca hacen falta una nuevas elecciones constituyentes, como aquellas.

Dicen que el discurso de Pablo Iglesias ha sido largo; será porque hay mucho de qué hablar. Además, a los señores y señoras diputados se les paga para eso. Lo que me parece fuera de lugar, es que en vez de estar atentos, se hayan dedicado a hacer calceta, lo que nos muestra la ignorancia supina que hay en la política española. El país se desmorona infectado por la corrupción y las políticas de desigualdad, y lo que le preocupa a la gente es que el discurso ha sido largo. ¿Será que se han dicho muchas cosas que no se querían oír?

Están contentos en el Gobierno por haber conseguido aprobar los presupuestos para este año, nada menos que en julio, es decir, un año después de ganar las elecciones. Están muy contentos porque echan cuentas y, en el peor de los casos, ya no tendrán que negociar con otros para llegar a las próximas elecciones sin tener que adelantarlas.

Seguimos a vueltas con Cataluña, como excusa perfecta para tapar las vergüenzas de un sistema corrupto, que ha sido durante años en España (incluida Cataluña), el refugio perfecto para que todos los ladrones de guante blanco hayan campado a sus anchas, amparados por un poder que ellos también detentaban.

El PP pone la mano en el fuego por Cifuentes. Temblando estaría yo, si fuera ella.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

@ARTSENALJH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *