Aitana Castaño, Becs, Humor Gráfico, Número 78, Opinión
Deje un comentario

La cobra de Macron

Por Aitana Castaño / Viñeta: Becs. Viernes, 9 de junio de 2017

@Sairutsa

Los mandatarios de todo el mundo odian saludar a Donald Trump. Por razones varias (yo si fuera mandataria internacional creo que tendría como un millón doscientas mil razones para odiarlo), pero sobretodo porque el señor Trumpito suele saludar de una manera muy poco ortodoxa: Tira de su interlocutor hacia él con un empujonín que deja descolocado al que tiene enfrente, que de repente se ve como una marioneta. Emmanuele Macron se estrenó este fin de semana pasado en esto de las cumbres mundiales de cosas que empiezan por G o acaban por OTAN y se llevaba la lección del saludo a Trump bien aprendida. Y así, hemos sido testigos del nacimiento del saludo conocido como “Cobracron”. Cobra+Macron. Esto es: Emmanuele va en solitario al encuentro del resto de líderes de la OTAN que salen del edificio caminando sobre la alfombra. El francés camina decidido en línea recta hacia Trump pero en el último momento hace un giro inesperado y se echa a los brazos de Ángela Merkel que lo recibe con un: “Ven aquí prenda”. (“Ven aquí, prenden” en el original). Cuando parece que Macron va, por fin, a saludar al presidente de los EE.UU, que espera impaciente, vuelve a hacer una finta de cadera y le da la mano al “cheriff” de la OTAN, Stontelberg, y al primer ministro de Bélgica, Charles Michel. Trump no desespera y cuando la mano del galo le llega, le da el empujonín igual, pero ya no es lo mismo. Nosotros nos quedamos con la “Cobracron”. Yo ríome como pulgoso, cada vez que veo el vídeo. Hoy lo voy a contar en La Radio es Mia, si Pachi me deja.

Primeras damas. Esa foto en el Castillo Real de Laeken de las primeras damas que acompañaron a sus maridos a la cumbre de la OTAN en Bruselas deja claro que aún queda mucho por hacer para que las mujeres asuman puestos de poder en el mundo. Pero en la esquina superior izquierda aparece Gauthier Destenay, marido de Xavier Bettel, el primer ministro luxemburgués, y entonces esa foto se convierte también, de repente, un viernes de mayo, en una muestra de que hay cosas que se hacen bien y que hay batallas que los retrógrados fundamentalistas de cualquier signo o religión tienen perdidas. Y entonces sonríes.

Que tienes un conflicto abierto con la empresa por los horarios y la escasa conciliación que se impulsa desde la dirección. Pues va la dirección y ¿qué hace?, ¿sentarse a escuchar los problemas de su plantilla e intentar solucionarlos entre todos? Si, eso igual se hace en algún universo paralelo. En este nuestro, la empresa decide mandarte una “promoción” para que te apuntes a un programa que te busca gente para cuidar a los niños, te hace de personal choper, te lleva al perro al veterinario y, por último y no menos importante, te ofrece los servicios de todos los psicoterapeutas y psicólogos que necesites, que necesitarás… Todo mientras sigues currando en la oficina, no vaya a ser. Ah, la empresa que solo piensa en tu bien, te ofrece los primeros seis meses gratis. Después apuquinas… Sería de risa si no fuera tan patéticamente real.

ÚLTIMA HORA: La Guardia Civil detuvo al ex sindicalista José Ángel Fernández Villa. Fui a pipear a uno de los registros de la ‘Operación Hulla’, básicamente porque me picaba el niki (o dicho más finamente: Tenía alto el índice nikkei). La idea era ver si conseguía alguna pista sobre lo que estaba pasando. Entré en una administración de lotería que estaba al lado de una de las oficinas que, se suponía, estaba registrando la Guardia Civil o ya había registrado o iba a registrar. Eso era, precisamente, lo que intentaba aclarar yo.

–Perdone… –dije con la mejor de mis sonrisas–. A ver si me puede ayudar en una cos…

Sin dejarme acabar la frase, la mujer que estaba detrás del mostrador me respondió:

–No, no, no. No te puedo ayudar.

–Pero señora, ni siquiera sabe para qué quiero que me ayude…

–Da igual, no te voy a ayudar.

Respiro hondo. Todo sea por la información y el servicio público y el índice nikkei.

–Mire, es que soy de la TPA y quería saber si han visto ustedes algún movimiento de policía en la oficina de aquí al lado…

Su semblante y su tono de voz cambió por completo:

–¡Ay madre mía! No, no vi nada… Perdona por lo de antes, es que pensé que eras una mendiga que viene a pedir de vez en cuando…

Se hizo el silencio.

Me vine arriba y compré allí mismo dos boletos del Euromillón. Había 139 millones de euros de bote. Me parecía que si me tocaba se iba a cerrar un círculo astral muy impresionante. Ya me veía en Ana Rosa contando que me había hecho rica en el mismo sitio donde me habían confundido con una mendiga. Pero oye, que no me tocó.

También os digo. Por la noche, pensé que estaba tan cansada que no me venían bien los 139 millones de euros en ese momento… Que prefería ir para la cama.

*****

Si te ha gustado puedes visitar nuestra página oficial de Facebook o Twitter.

Becs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *